Argentina | Sindicatos | Movilización

Movilización en Córdoba contra los ajustes del gobierno

Derrotar al modelo

Las regionales de la CGT de la provincia de Córdoba, reunidas en plenario el lunes 27, convocaron a una jornada de movilización para el viernes 7 de setiembre en solidaridad con los miles de trabajadores despedidos, contra el ajuste y la recesión y en defensa de los puestos de trabajo, el salario, la educación pública, el sistema de previsional público y de las obras sociales sindicales. La Rel transcribe a continuación el texto del documento general aprobado en el plenario.

El despido de más de cien trabajadores de Fabricaciones Militares en Villa María y Rio Tercero, anunciados en la segunda semana de agosto, es el emergente más claro y cruel de las consecuencias de las políticas económicas del gobierno nacional.

Es el más espectacular por su magnitud y el impacto directo en la economía y la vida diaria de las dos poblaciones del interior de nuestra provincia y particularmente en las familias de los trabajadores afectados.

Resulta también significativo el reclamo que la propia UOCRA nacional ha formulado reclamando que no se detenga la obra pública, ya que ello implicaría la pérdida de 100.000 puestos de trabajo en todo el país

Pero estos hechos, sumados al reclamo de la casi totalidad de las organizaciones gremiales que representan a los trabajadores públicos y privados expresan una realidad lacerante: caída de la actividad, corte de la cadena de pagos, asfixia financiera a la producción en general y a las PYME en particular por las astronómicas tasas que aplica sistema financiero, así como el ajuste que se aplica brutalmente en el Estado.

Todo tiene consecuencias unívocas: los despidos, las suspensiones, la caída de los salarios que se han generalizado en todo el país y que se expresan con toda crudeza en Córdoba, así como el crecimiento sostenido de la pobreza y del trabajo precario.

Son las consecuencias lógicas de privilegiar la especulación financiera en detrimento de la producción, de la apertura indiscriminada de las importaciones y del aumento astronómico del endeudamiento externo

Lo prueban tanto la información periodística diaria, un pormenorizado informe del Sindicato de Industrias de la Alimentación y el testimonio de la gran mayoría de los gremios de Córdoba, que da cuenta de la caída de miles de puestos de trabajo en nuestra Provincia.

Agrava esta realidad el hecho de que el propio Poder Ejecutivo Nacional anuncia que lo peor aún no llegó y se produciría de aquí a fin de año.

Una cita en las urnas

Este cuadro de situación no hace sino confirmar todo lo que las Regionales de CGT de la provincia de Córdoba han venido advirtiendo casi desde el mismo momento en que el presidente Macri comenzara a aplicar su programa después de asumir el poder con el voto mayoritario del pueblo argentino a fines de 2015.

La realidad ha superado con creces a las dificultades y problemas que avizoraba el movimiento obrero cordobés y que se expresaban en las consignas “No a la reforma laboral”, “No a la reforma previsional”, “No al ataque a las organizaciones gremiales y a sus dirigentes”, “No al FMI”.

A esta altura de los acontecimientos nadie duda de que el único camino que puede cambiar el rumbo de la historia es político y pasa por derrotar al modelo vigente en las urnas en 2019.

Para logarlo, el movimiento obrero tiene comprometido todo su empeño.

Pero mientras tanto debe cumplir con sus obligaciones naturales: contener solidariamente a los trabajadores afectados, hacer públicos sus padecimientos y luchar con sus propias herramientas contra las causas que los provocan.

CGT Regional Córdoba


Firman la declaración: Delegaciones Regionales de CGT de Córdoba, Rio Cuarto, Villa María, Bell Ville, Cruz del Eje, Carlos Paz, Mesa de Unidad Sindical de Rio Tercero, Gremios Unidos de La Carlota y Huinca Renancó, Gremios de San Francisco.

Destacados e intertítulo pertenecen a La Rel