Argentina | Ambiente | HRCT

Con Diego Bustos

Efecto contagio

Es jefe de mantenimiento del área técnica y coordinador del sector de medio ambiente del hotel UTHGRA de Los Cocos. En esta entrevista presenta los proyectos que han permitido hacer de ese establecimiento un modelo en gestión ambiental.

-¿Cómo fueron los comienzos de este proyecto?
-Al principio éramos pocos, nos capacitamos primero y luego le dimos capacitación a todo el personal.

El empujón más fuerte fue y vino a partir de que nos involucramos todos y hablamos el mismo idioma, de ahí en más esto fue creciendo de una forma más fuerte. Fue muy importante el hecho de involucrarnos todos.

La idea inicial fue reducir el consumo de agua, energía eléctrica, residuos, y emisiones de dióxido de carbono en 25 por ciento. Y a partir de ahí tomamos varios proyectos, los fuimos diagramando y empezamos a trabajar.

Esto fue entre 2012 y 2016 y se logró el objetivo. Es más, conseguimos la reducción de 60 por ciento de los residuos.

-¿Cómo comienzan las obras para lograr bajar los porcentajes de consumo?
-Empezamos por instalar 20 termos solares de 290 litros. Estos equipos precalientan el agua que baja a las calderas y de ahí se distribuye hacia todo el hotel.

Cambiamos las cañerías para que sean más eficientes porque antes teníamos un tiempo de espera de unos 10 minutos para que saliera el agua caliente en los lugares más alejados del hotel y ahora no pasa de un minuto, lo que genera un ahorro considerable, sobre todo de agua caliente.

Anteriormente utilizábamos gasoil para calentar el agua. El cambio a energía solar trajo grandes beneficios con respecto al agua, a la disminución de emisión de dióxido de carbono, todo dentro del mismo proyecto.

Este sistema sirvió para disminuir el consumo de agua, que andaba en un promedio de casi 100 mil litros por día y ahora en ningún caso llegamos a los 50 mil, ni con el hotel lleno.

-Esta es una región que presenta escasez de lluvias, lo que hace que tenga problemas de abastecimiento de agua…
-Efectivamente, y Los Cocos es el único lugar que no tiene diques, así que retiramos nuestra propia agua a partir de perforaciones y de pozos. Tenemos un sistema de ablandadoras porque el agua de la zona es muy dura, y también un sistema de osmosis inversa para generar nuestro hielo.

Contamos con maquinarias muy sofisticadas para lavar vajilla y hornos convectores, lavamos la verdura con agua de osmosis.

Esto trae beneficios como que no se nos rompan las máquinas.

Cuidar el agua

-¿Cómo es el sistema para el lavado?
-El mayor consumidor de agua del hotel es sin duda el lavadero. En este caso contamos con un sistema de recuperación de las fases de enjuague de las lavadoras que va directo a una cisterna, junto con el descarte del agua de osmosis y la de lluvia.

Se trata de un proceso automático, el agua sube a un tanque que está en el techo del hotel y baja por gravedad al mismo lavadero. Esto tiene un ciclo de uso que una vez que se cumple va a una planta de tratamiento de afluentes. Toda el agua que se usa en el hotel va a esa planta de tratamiento y luego del proceso de desinfección vuelve al hotel para aplicarla en el riego del parque.

-Ademas cuentan con una moderna tecnología para el tratamiento del agua…

-Contamos con tecnología rusa para el tratamiento del agua, una planta de aguas electroactivadas, que trabaja mediante agua potable y una solución de salmuera que pasa por la celda electrolítica que hace que se divida en dos productos líquidos: anolito y catolito. El anolito que fabricamos no es tóxico, no mancha la ropa y es cien veces más poderoso que el cloro y que la lavandina.

Ésta tecnología no tiene descarte ya que por un lado saca 80 por ciento de anolito y 20 de catolito. Armamos un procedimiento de etiquetado para cada producto y luego son utilizados para la limpieza del hotel, toda el agua que utilizamos proviene de pozos y perforaciones la cual es sanitizada con este sistema.

-Otro tema importante es el mantenimiento del agua de la pileta.
-Nosotros tenemos el mantenimiento que se le hace a una pileta normal pero lo hacemos todo el año aunque no se use, tiene un proceso que se va renovando cada tanto y se realiza por etapas, no se vacía toda la pileta.

Además tenemos un sistema que es totalmente automático que se utiliza para elevar la temperatura de la pileta en época de verano mediante paneles solares manteniendola a una temperatura constante de 30 grados.

-¿Qué energía utilizan para la iluminación del hotel?
-Paneles solares. Toda la iluminación del parque es con energía fotovoltaica.

Hemos adquirido unas lámparas de bajo consumo (led) que nos han dado un resultado espectacular. Hace 7 años que las tenemos y nos les hemos cambiado las baterías, funcionan con un sistema de sensor de movimiento y fotocélula que a la noche se encienden solas, pero cuando uno pasa por abajo se encienden más fuerte.

-¿Y con respecto a la calefacción?
-El sistema de calefacción todavía lo tenemos alimentado con una caldera que funciona a gasoil.

De a poco se crea conciencia

-¿Cómo se llega a que la UTHGRA compita en hotelería sustentable y que haya ganado ya en dos oportunidades?
-Primero, en 2016 presentamos a todos los hoteles de UTHGRA dentro del tema “proyecto sustentable”. Hotelga decide cuáles son los tres mejores proyectos y ahí hay que presentarse al concurso.

Ese año ganamos con el plan de reducción del 25 por ciento. En 2017 se presentó solamente el hotel de Los Cocos y quedamos seleccionados entre los tres mejores, sobre 70, y luego obtuvimos el primer premio en ese rubro.

En este 2018 nos presentamos en un nuevo rubro donde se trabaja con las redes sociales y donde el jurado va a ser el público.

Presentamos dos videos y quedó preseleccionado uno. Vamos a ver cómo nos va.

Tenemos una huerta orgánica en conjunto con la escuela agrotécnica de la localidad, el Instituto Provincial de Educación Agrotécnica (IPEA) N° 343. Los chicos del tercer año hacen las prácticas en nuestra huerta.

Nosotros hacemos muchos trabajos con la comunidad: tenemos un proyecto de reforestación de una avenida, vamos a plantar en todas las veredas una especie autóctona de la zona que se llama algarrobillo.

Arrancamos con eso y los contingentes que vienen de la UTHGRA como turismo social van plantando junto con los chicos de recreación, y dejan su huella personal en la zona además de colaborar con el medio ambiente.


En Los Cocos, Córdoba,
Nelson Godoy