Argentina | DDHH | VIOLENCIA

Muerta por ser mujer

“Nací para ser libre, no asesinada”

Cuántas mujeres deben seguir muriendo en Argentina, un día sí y otro también, ¿para qué al Estado y a la sociedad les cambie la mirada sobre el tema de los femicidios y, de inmediato, actúen diferente?
Foto: Gerardo Iglesias

Este terrorífico febrero, ahora el 23, otra mujer fue víctima de femicidio por su ex pareja en Villa La Angostura, localidad turística de la Patagonia.

Esta vez fue Guadalupe Curual de 20 años, madre de un bebé de un año. Bautista Quintrinqueo se llama el asesino que la persiguió, blandiendo una cuchilla y amenazando a quien se le acercara. En el mismo centro, a la vista de todos, la mató.

Por supuesto, como habitualmente, él había sido denunciado por lo menos tres veces por violencia de género y amenazas de muerte. Y, claro está, tenía la (inútil) restricción perimetral, desde mediados del año pasado, que incumplía cuando quería, y que ella denunciaba cada vez.

Guada, como le decían, trabajaba en una panadería, vivía con una amiga y tenía otra pareja, que por intentar defenderla terminó internado.

En setiembre del año pasado, escribió en su perfil de Facebook: “Nací para ser libre, no asesinada”.