Argentina | Sindicatos | Coyuntura

Con Luis Hlebowicz

“Tenemos que trabajar unidos, es la única forma de afrontar lo que se nos viene”

El secretario general de la Federación Trabajadores Pasteleros, Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros conversó con La Rel sobre la situación de su sector en la Argentina y sobre las dificultades que enfrenta el movimiento sindical en virtud del avance de las reformas laboral y de la previsión social impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri.

-¿Cómo evalúas la situación que se vive en el país?
-Es difícil. Hay establecimientos que cierran de un día para el otro de forma irresponsable.

El año pasado, nuestra organización enfrentó la crisis de pequeñas y medianas empresas con compañeros y compañeras que no solo quedaron sin trabajo, sino que en muchos casos tampoco pudieron acceder a la indemnización por despido.

Los casos de locales emblemáticos como La Lechería y Almacén de Pizzas (*) fueron los más sonados pero en este momento hay otros tantos en iguales condiciones.

A esto hay que sumarle que cada vez se torna más difícil la reinserción de estos trabajadores, en general personas de edad avanzada que de la noche a la mañana se quedan sin nada. El seguro por desempleo que tenemos en el país es mínimo y cada vez es más complicado acceder a él.

Como contrapartida hay otras ramas de producción que abarca nuestra federación que han presentado cierto crecimiento.

-Con respecto a las políticas impulsadas por este gobierno, ¿qué nos puedes decir?
-A fines del año pasado se aprobó una reforma previsional que es claramente regresiva para los jubilados y para los trabajadores, futuros jubilados.

Por otro lado el siempre latente avance de la reforma laboral viene afectando las condiciones de negociación en detrimento de los trabajadores y trabajadoras.

Tanto las cámaras empresariales como las compañías que negocian individualmente están planteando desregulaciones y notorias bajas de artículos del convenio que benefician a los trabajadores y a las trabajadoras.

A esto hay que agregarle una inflación que supuestamente asciende al 15 por ciento y la posibilidad de un tope en los aumentos negociados, lo que implicará una dificultad extra para recuperar salarios. Con suerte empataremos.

Además se ha quitado la posibilidad de incorporar una cláusula gatillo o de ajuste por inflación.

Estamos en una situación complicada para todos los gremios. Esperemos que esto se pueda ir canalizando y dentro de la convención podamos al menos mantener el poder adquisitivo de los salarios.

Reforma laboral
Distintos países, la misma fórmula

-Si el gobierno asegura una inflación del 15 por ciento, ¿por qué sacar la cláusula gatillo de la negociación?
-La realidad es que la cláusula de revisión es una posibilidad dentro de la negociación que históricamente se basó en parámetros razonables para que la mayoría de los argentinos mantuviéramos el poder adquisitivo.

Algunos años hemos ganado y en otros hemos perdido pero siempre hay una recuperación.

Lo que necesitamos es tener primero la libertad de poder negociar y segundo que el Ministerio de Trabajo no dilate la homologación de los convenios así se pueden aplicar de inmediato.

-¿Cuáles de los rubros que abarca la Federación son los que más preocupan?
-Los tradicionales, como pastelería y pizzería, que son dos sectores con muchos compañeros y donde operan empresas con mucha antigüedad a las que los cambios en el mercado, sumado al envejecimiento de los empresarios -no olvidemos que en este rubro se tratan de pequeñas y medianas empresas, a menudo familiares- están en jaque.

Situación diferente es la de empresas de comida rápida.

Son grandes cadenas ya posicionadas para enfrentar también los cambios que imponen las nuevas tecnologías de la información que tienen a los jóvenes como usuarios principales y que apuestan al consumo y venta por internet, desplazando de esta forma a los comercios tradicionales.

-De todas maneras la Federación sigue trabajando, capacitando y formando a los trabajadores y trabajadoras, ya sean nuevos o los que están en actividad.
-Sí. Seguimos trabajando, tanto con la CASIA, como con la CGT y con UITA porque estamos convencidos que estos son tiempos donde todas las organizaciones deben trabajar mancomunadamente porque es la única forma en que podemos fortalecernos.

Aisladamente no podremos revertir el avance de estas reformas que se vienen planteando en varios países.

Brasil fue el primero a plantear una reforma laboral nociva para los derechos de la clase obrera, pudimos discutirlo el año pasado cuando fuimos con la UITA al vecino país. Desafortunadamente Argentina no está ajena.

Lo que sí todavía aquí tenemos es una legislación que defiende los derechos de los trabajadores y nuestro modelo sindical es fuerte y un paradigma en el mundo, pero tendremos que estar siempre unidos y atentos para poder mantener las conquistas que hemos logrado.


(*)http://www.rel-uita.org/sindicatos/12-dias-de-acampe-en-la-lecheria/
    http://www.rel-uita.org/argentina/una-lucha-lleva-mas-10-dias/