DDHH | GÉNERO | Brasil

Nuevamente, ¿hasta cuándo?

Brutal asesinato de la política y militante feminista y por los derechos humanos Marielle Franco

La concejala por la ciudad de Río de Janeiro y activista social fue asesinada a balazos en su auto cuando regresaba de un acto por los derechos de las mujeres negras en el barrio de Lapa, en el centro de Rio.

Los asesinos la interceptaron en la calle Joaquim Palhares, en la zona conocida como Estácio, y comenzaron a disparar contra la ventanilla de atrás del coche con el claro objetivo de alcanzar a Marielle Franco, que recibió cinco disparos, según informa el diario carioca O Globo.

Marielle había sido elegida concejala en 2016 por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) con el mayor caudal de votos. Además, usaba su cuenta de Twitter para apoyar las causas feministas, de derechos humanos y contra todo tipo de discriminación.

En esa línea, hizo un llamado de atención sobre la militarización de Río de Janeiro, autorizada y avalada por el gobierno de Michel Temer desde el 16 de febrero de este año.

¡Paren de matar a nuestros jóvenes!“, publicó.

En el atentado también murió el conductor de su vehículo, Anderson Pedro Gomes, mientras que una asesora política identificada como Fernanda Chaves resultó herida.

Con tintes de ejecución
¿Asesinato político?

La Policía Civil de Río de Janeiro informó que el ataque fue efectuado por pistoleros que estaban en otro vehículo y que dispararon indiscriminadamente sin hacer ninguna advertencia y huyeron sin robar nada.

Pese a que los investigadores admitieron que no hay indicios de que se tratara de un asalto, y el homicidio tiene tintes de ejecución, hasta ahora no han calificado el crimen como un atentado político.

El asesinato se produjo un día después de que la concejala volviera a criticar la militarización de la seguridad de Río de Janeiro en un mensaje en las redes sociales.

Marielle era muy popular y se caracterizó siempre en la carrera política por su trabajo en defensa de los derechos humanos, especialmente de las mujeres negras como ella.

Denunciaba incansablemente las sistemáticas violencias institucionales, policiales y militares que sufren a diario los brasileños y brasileñas que habitan en las favelas.

Era socióloga, tenía 38 años y provenía del complejo da Maré, una de las áreas más violentas de Río de Janeiro.

Recientemente fue nombrada relatora de una comisión creada para fiscalizar las operaciones policiales en el marco de la intervención militar.

Amnistía Internacional Brasil pidió que se realice una “investigación inmediata y rigurosa” del caso y señaló que “no pueden quedar dudas sobre el contexto, la motivación y la autoría del crimen”.

“No descansaremos mientras los culpables no sean debidamente castigados. Los balazos disparados contra una parlamentaria en pleno cumplimiento de su mandato alcanzan al propio Estado democrático de Derecho”, afirmó Felipe Santa Cruz, presidente de la Orden de Abogados de Brasil (OAB) en Río.

El crimen tiene conmocionado al país y al mundo y movilizó a partidos políticos y organizaciones sociales, que convocan a una marcha para hoy jueves.

Desde la Rel-UITA nos sumamos a los cientos de organizaciones que exigen verdad y justicia.