Brasil | Agricultura | Palma Africana

Con Daniel Chaves de Oliveira

Palma africana, un monocultivo que crece y daña

El cultivo de palma africana se expande en Brasil. Junto a la soja se trata de la otra vedette del agronegocio, pero también agricultores familiares han caído en su trampa. La siembra indiscriminada está generando un fuerte impacto ambiental y social con el desplazamiento de miles de familias. La Rel conversó al respecto con el presidente del Sindicato de Asalariados y Asalariadas Rurales de Irituia en el estado de Pará.

-¿Cuáles son los efectos más nocivos del cultivo de palma africana?
-Los recursos hídricos serían los más afectados, de acuerdo a varias investigaciones.

Ni hablar del uso abusivo de agrotóxicos. Hay reportes de personas que fueron afectadas, pero las prestadoras de salud que atienden esos casos no los notifican como intoxicación por agrotóxicos.

Por otro lado, es un sector en el que se producen muchos accidentes laborales debido al tipo de herramientas empleadas y al terreno. Cuando las plantas están muy altas hay riesgo de que caigan gajos sobre los trabajadores, que se exponen a serios daños.

Otro factor es la cantidad enorme de animales venenosos, en especial víboras y serpientes, atraídas por los roedores que vienen en busca del fruto de la palma. Abundan en los cultivos y atacan a los trabajadores.

-¿Y el tema salarial?
– En promedio los trabajadores del sector ganan menos de 1.000 reales al mes (275 dólares). Es una paga bastante injusta, más aun teniendo en cuenta lo arduo de la tarea.

Apenas da para sobrevivir.

-¿Cómo se desarrolla el trabajo sindical?
-Se ha progresado bastante con la organización sindical porque los trabajadores notan la diferencia en cuanto a beneficios y respeto de los derechos cuando estamos unidos en el sindicato.

Como dice el dicho, la unión hace la fuerza.


En Brasilia,
Gerardo Iglesias