Brasil | SINDICATOS | RURALES

Gobierno federal cancela ordenanzas que autorizaban la construcción de 27.000 viviendas rurales

Sólo los ricos pueden tener una casa

La Confederación Nacional de Trabajadores Rurales Agricultores y Agricultoras Familiares (CONTAG) rechaza la decisión del gobierno federal, publicada el lunes 2, cancelando la construcción de 27.000 casas ya previstas en el Programa Nacional de Vivienda Rural (PNHR).

En un video, el ministro de Desarrollo Regional, Gustavo Canuto prometió que el recurso para la compra de las casas sería desembolsado. Mire AQUÍ.

“Veintisiete mil familias (de bajos recursos) que habían guardado expectativas de tener su casa propia, ven ahora sus sueños destruidos”, denunció Antoninho Rovaris, secretario de Política Agrícola de CONTAG.

El Sistema CONTAG contribuyó a la elaboración de proyectos de vivienda aprobados por el banco Caixa Económica Federal.

Luego de la ordenanza 597/2018, las familias tuvieron que postergar sus sueños hasta tres veces.

La última fecha prometida por el gobierno federal para liberar el recurso del PNHR fue el pasado lunes 2, según la Ordenanza Nº 897 del 29 de marzo de 2019, que canceló la partida.

CONTAG recuerda la urgente necesidad de liberar el recurso para la construcción de las 27.000 viviendas, ya que es esencial garantizar la calidad de vida de las familias agrícolas y el desarrollo territorial en todo el país”, destaca el presidente de la CONTAG, Aristides Santos.

200.000 viviendas construidas

El PNHR fue creado en 2009 por el gobierno federal en el marco del programa Minha Casa Minha Vida, a través de la Ley 11.977/2009 y con el fin de permitir que agricultores y agricultoras familiares, trabajadores y trabajadoras rurales, así como comunidades tradicionales accedieran a viviendas dignas en el campo.

Entre 2009 y 2015, se construyeron unas 200.000 casas en el medio rural. El déficit habitacional nacional está estimado en 1,3 millones de viviendas.

“La decisión política del gobierno actual es ‘vivienda digna sólo para aquellos que pueden y tienen dinero’, garantizando así la ganancia de las constructoras y sus agentes financieros, excluyendo la población del medio rural”, afirmó Antoninho Rovaris.
.
“La CONTAG, federaciones y sindicatos continuarán luchando por la construcción de las 27.000 viviendas y en defensa del PNHR“, destacó.