Un año para el olvido… y para el aprendizaje

Luces y sombras deparó este 2018 en la región latinoamericana. Entre las segundas, las más importantes fueron la elección de Jair Bolsonaro en Brasil y la masacre perpetrada por el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua. Entre las luces más brillantes, la pujanza del movimiento feminista y de los pueblos originarios, en particular el mapuche.

Macri, un Bolsonaro sin galones

La única diferencia entre las políticas que ya está aplicando el gobierno argentino y las que proyecta el presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro es que Mauricio Macri no es militar, dijo a La Rel Héctor Morcillo, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación de la provincia de Córdoba e integrante del Comité Ejecutivo de la UITA.

La ola

El avance de la derecha y de las compañías transnacionales a nivel mundial plantea a los sindicatos nuevos desafíos, entre ellos el de coordinar acciones para enfrentar a un adversario que sí sabe actuar en conjunto, dijo a La Rel el vicepresidente de la CONTAG brasileña Alberto Broch durante la reunión del Comité Ejecutivo de la UITA*

La banalización de las consultas

Los pueblos latinoamericanos que resisten el neoliberalismo han creado un instrumento importante y valioso como las consultas populares, de las cuales han celebrado varias decenas para detener megaobras como aeropuertos e hidroeléctricas, minería a cielo abierto y hasta leyes que consagran la impunidad de quienes violaron los derechos humanos.

“Faltan actores que interpreten la actual situación social”

Como la marea, llegó puntualmente, al decir de Rubén Blades. Hombre de izquierda, candidato a la presidencia de la república en tres oportunidades, ex embajador, profesor universitario especializado en la historia del movimiento obrero, Vladimir de la Cruz charló sobre temas diversos, desde la realidad en su país y en la región hasta el desnorteo de las izquierdas.

“Un voto con el hígado”

Que un fascista confeso como Jair Bolsonaro esté a punto de ser electo presidente de Brasil habla muy mal del sistema político en general y en particular de quienes debían encarnar una alternativa de izquierda y dilapidaron el capital que en ellos habían depositado los sectores populares, dice en esta entrevista el presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos de Porto Alegre y asesor de la Rel-UITA.