Los demonios andan sueltos

América Latina es, desde hace varios años, la región más letal del mundo para los dirigentes sindicales o los activistas sociales en general. Lo dicen todas las estadísticas al respecto, que demuestran también que en la gran mayoría de los casos los asesinatos o ataques de este tipo quedan en la impunidad.