Colombia | Sindicatos | DDHH

Política antisindical de Solla S.A.

Un pacto ilegal e inaceptable

Con mentiras, presiones y prebendas, el presidente de Solla S.A., Mauricio Campillo, está en campaña para imponer un pacto colectivo, violando la legislación laboral colombiana, en una muestra de ferviente antisindicalismo.

En cada una de las plantas de la compañía –Bello, Bucaramanga, Buga y Mosquera–, personal administrativo de confianza de Campillo reúne a trabajadores para promover las ventajas de celebrar un pacto.

Entre las ventajas exponen la exoneración de la cuota sindical (1,5 por ciento del salario mensual) y una bonificación.

Solla S.A. es una de las compañías colombianas líderes en la producción de alimentos balanceados y concentrados.

Según la Superintendencia de Sociedades, en 2017 se ubicó en el escalafón 69 entre las 100 empresas más grandes de Colombia, solo superada por Contegral (53).

En febrero de 2018 el Sindicato Nacional de Trabajadores de Solla, Sintrasolla, cumplió 59 años de vida. En la actualidad registra más de 700 afiliados y hace parte de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT.

Sintrasolla está en una campaña de denuncia del Pacto Colectivo, por considerarlo ilegal, ilegítimo y antisindical.

Campillo ha optado por emitir comunicados con información falsa y descalificando a la dirección de Sintrasolla, especialmente a su presidente Pedro Osorio.

Una iniciativa ilegal

La legislación laboral colombiana es precisa al indicar que no podrá celebrarse un pacto colectivo cuando más del 33 por ciento de los trabajadores de una empresa están afiliados a un sindicato.

Esta determinación tiene respaldo en sentencias de la Corte Constitucional según las cuales el empleador “no puede ejercer la facultad de promover un pacto colectivo para afectar la organización sindical o los derechos de los trabajadores a ella vinculados”.

Desde que Sintrasolla se fundó, más de la tercera parte de los trabajadores de Solla está afiliada al sindicato.

A partir de la década de 1980, todos los trabajadores y trabajadoras de la compañía con salario básico inferior a cuatro salarios mínimos mensuales legales tienen derecho a disfrutar de los beneficios convencionales, así no estén afiliados a Sintrasolla.

En consecuencia, en la actualidad más del 80 por ciento de los trabajadores directos disfrutan de las garantías de la Convención.

Detrás de esta determinación se esconde el propósito de dividir a los trabajadores y mermar las fuerzas de Sintrasolla de cara a la negociación de la Convención Colectiva en 2019.

Sintrasolalla, un oasis

La suscripción de un pacto colectivo no representa una mejora notable frente a los trabajadores sindicalizados que gozan de los beneficios convencionales.

La legislación colombiana establece que los beneficios de un pacto no pueden superar el alcance de las garantías de una Convención.

Lo que pretende Campillo es dividir a los trabajadores para obtener ventajas en las relaciones obrero-patronales.

Vale la pena mencionar que Solla es la única empresa del sector de los concentrados en Colombia que tiene un sindicato.

En las demás empresas a lo sumo existe un pacto colectivo, como en Finca, del Grupo Bios, pero no sindicato.

Esta consideración es importante, sí se tiene en cuenta que Sintrasolla está avanzando en un proceso para transformarse en sindicato de industria, con lo cual podrá afiliar a trabajadores del sector de la producción de alimentos concentrados, procesados, así como del sector de las bebidas gaseosas y la cervecería.

La situación de Sintrasolla amerita todo el respaldo de los trabajadores del mundo.

En Colombia menos del 1 por ciento de los trabajadores tienen beneficios derivados de un mecanismo de negociación colectiva y menos del 4 por ciento de la fuerza laboral está sindicalizada.

Sintrasolla representa un ejemplo y la esperanza para millones de trabajadores que luchan por sus derechos.

Es un oasis amenazado de muerte, en medio del desierto de la política de flexibilización y precarización laboral.


En Cali, César Collazos Rico

NdE. Agradecemos a César este artículo y vaya nuestra invitación para que continúe enviando otros materiales. Muchas gracias estimado amigo y compañero.