España | Sindicatos | HRCT

Con César Galiano, de UGT

Sumando derechos

El secretario Federal del Sector Hostelería y Turismo de UGT habló sobre los avances logrados en las negociaciones tripartitas en favor de los trabajadores y las trabajadoras del sector y destacó la ley que reconoce las enfermedades profesionales de las camareras de piso.

-¿Cuál es la evaluación desde la Federación de la campaña por trabajo decente para las camareras de piso? Nosotros observamos progresos…
-Sí, es verdad. Tal vez se pueda pensar que el boom turístico se reflejaría en mejores condiciones de labor. No es así.

Llevamos un montón de años estableciendo récords de turistas. Si bien es cierto que este año no ha sido el caso, igualmente las cifras han sido buenas y, lo más importante, se ha mantenido la ocupación y ha subido el precio medio, que es lo que da una medida de la rentabilidad del sector.

Esto desde el punto de vista económico. Lamentablemente, como dije, no hay una correspondencia con la mejora de las condiciones de trabajo de los trabajadores y las trabajadoras.

Tampoco hay un reparto equitativo de los beneficios de esta situación de bonanza económica en el sector de turismo en España.

-¿Sin embargo se ha reconocido las enfermedades profesionales que sufren las camareras de piso?
-Por supuesto. Se instaló una mesa por la calidad del empleo hotelero con la participación de la administración pública y de los agentes sociales, es decir la patronal del sector y la parte sindical (UGT y CCOO).

Hemos alcanzado un acuerdo para incluir en el listado de enfermedades profesionales la expresión literal “camareras de piso”. Esto es muy importante.

Si bien es cierto que con el redactado se nombraba una serie de profesiones que no excluían al resto siempre y cuando se diera una patología, las mutuas, que son las encargadas de decidir si la contingencia de la enfermedad es profesional se agarraban a que no se ponía literalmente “camareras de piso” para no pagar la contingencia como profesional.

Ahora ya no tendrán excusas para reconocer como profesionales, afecciones muy típicas de las camareras de piso, como son el manguito rotador y las demás que afectan espalda, manos, hombros, etcétera. De esta forma no habrá una merma de derechos económicos para las trabajadoras.

De la denuncia, al derecho…

-Hubo mucha labor para alcanzar ese logro.
-Exactamente. Hubo una movilización importante del colectivo. La movilización social, el esfuerzo negociador han conseguido que la administración tomara cartas en el asunto y sentara a la patronal, que por cierto ha mostrado bastante resistencia y el acuerdo no fue fácil.

Pero finalmente se ha impuesto la razón.

-Cambiando de tema: ¿qué es esto de “hoteles justos”?
-Es una idea que ha surgido en el ámbito sindical internacional, y al ver en qué consistía las organizaciones españolas decidimos incorporarnos.

Se trata de evaluar siempre en positivo a aquellos hoteles que son respetuosos para con los trabajadores, para con las organizaciones sindicales. En definitiva, aquellos que respetan los derechos de sindicación, cumplen con los convenios colectivos, con la normativa de prevención de riesgos laborales y con el medio ambiente.

Ahora el cliente podrá conocer exactamente en qué situación de cumplimiento se encuentra un hotel, y le puede servir también como un indicador más a tener en cuenta a la hora de decidir dónde hacer su estancia, dónde pasar sus vacaciones.


En Madrid, Gerardo Iglesias