Estados Unidos | SALUD | PANDEMIA

JBS haciendo de las suyas

Tanto en el norte como en el sur

En abril de este año, en pleno brote de la pandemia en Estados Unidos, CNN presentaba un informe donde alertaba que las comunidades hispanas y negras de ese país podrían ser particularmente vulnerables al nuevo coronavirus.
Imagen: Allan McDonald | Rel UITA

Datos preliminares indicaban que sus condiciones socioeconómicas y de salud podrían estar facilitando mayores contagios e índice de morbilidad. La advertencia no tardó en confirmarse.

Según datos difundidos este martes 7 de julio por el Departamento de Salud de Utah más de 300 trabajadores de origen latino de una planta procesadora de carne de JBS en Hyrum, en el norte del estado, y unos 400 familiares de esos trabajadores se han visto contagiados por el Covid-19.

Datos recogidos por la agencia EFE señalan que en toda esa región el aumento de contagios está directamente vinculado al brote en la planta frigorífica de JBS.

De los 1.724 casos detectados 1.450 provienen de donde está el frigorífico, y la gran mayoría de esos contagios (estimados en unos 1.200) afecta a los latinos que trabajan o trabajaban en ese establecimiento.

A principios de junio, el Departamento de Salud de Utah emitió un comunicado en el que advertía sobre un “preocupante aumento en los casos de coronavirus”, subrayando que el brote se centraba en Hyrum.

Negligencia amparada por el propio presidente

En aquel momento, las autoridades de salud informaron que la tercera parte de los empleados de JBS estaba infectada por Covid-19.

A mediados de junio, como precaución, la empresa cerró parcialmente su establecimiento, pero el cierre nunca fue total ya que a fines de abril el presidente, Donald Trump firmó una orden ejecutiva que obligaba a reabrir las plantas cárnicas.

Ante ese decreto ejecutivo, los trabajadores y trabajadoras se declararon en huelga y marcharon durante un par de días por la calle principal de Hyrum pidiendo equipo de protección personal y limpieza y desinfección del frigorífico.

A un mes de aquellas protestas, la zona pasó de 36 casos comprobados a los a los 1.724 actuales.

“Muchos de los latinos vuelven a trabajar tan pronto como pueden para mantener a sus familias, incluso sin haberse recuperado totalmente del virus”, dijo a los medios la dirigente Lizette Villegas, de The Family Place, organización que trabaja con esas familias.

Villegas informó además que el sindicato está luchando para que la empresa provea asistencia financiera a sus trabajadores con coronavirus. A nivel estatal, los latinos representan el 42 por ciento de los 25.653 casos detectados en Utah hasta este lunes 6 de julio.

En Brasil

Como viene informando la Rel UITA, los frigoríficos del Grupo JBS fueron los principales focos de contaminación de la pandemia de Covid-19 en numerosas regiones de Brasil y entre las comunidades indígenas.

Organizaciones sindicales del sector, conjuntamente con el Ministerio Público del Trabajo (MPT) y la UITA vienen denunciando la situación que en varios casos llevó a la clausura de los frigoríficos.

Desafortunadamente, al igual que Donald Trump, Jair Bolsonaro pone la salud financiera del mercado cárnico antes que la salud de los trabajadores y trabajadoras.


Con información de Agencia EFE