Honduras | Opinión | Sociedad

Rel-UITA en Honduras

El faro en la tormenta

Es notorio que desde hace unos cuantos años no trabajo habitualmente en la Rel-UITA como solía hacerlo. Me he jubilado, y muy de vez en cuando, y para “despuntar el vicio”, aporto alguna colaboración. No obstante, soy un asiduo lector de la página web. Me alegro o sufro junto a las luchas y resistencias de mis hermanos y hermanas de clase de América Latina, ese “mar de fueguitos” en la visión de Eduardo Galeano.

Y hoy, otra vez, Honduras se resiste a someterse al destino al que la tiene condenada Estados Unidos en alianza con una banda criminal cívico-militar, que no se sostendría por sí misma en el poder más de un par de días.

Cómo permanecer indiferentes ante las imágenes del valiente pueblo hondureño haciendo frente en las calles, con sus propios cuerpos como escudo, a la canalla golpista.

Un sector importante de los medios masivos de comunicación prefiere ignorar esta realidad, como antes lo hicieron con el derrocamiento del entonces presidente Manuel Zelaya. Otro directamente participa en el golpe, mintiendo, criminalizando, difundiendo el terror entre la población indignada.

Para una parte del mundo Honduras es un pequeño país ubicado en algún lugar indeterminado del mapa difuso de América Central. Europa, sus gobiernos, su diplomacia, hacen la vista gorda. No quieren enemistarse con el poderoso amo del norte por “tan poca cosa”.

Afuera de esa niebla fétida de mugre moral, la Rel-UITA es nuevamente un faro en la tormenta. Es en este momento, como lo ha sido antes y en otras tantas y tantas luchas, uno de los escasísimos medios en los cuales obtener información fidedigna, actualizada, contextualizada, inteligente y valiente.

Yo lo puedo decir sin complejos, porque ya no me comprenden las generales de la ley.

Al formidable y comprometido trabajo periodístico de mi apreciado colega Giorgio Trucchi, siempre presente donde las papas queman y siempre del lado correcto de la historia, se suma el no menos destacable trabajo de todo el equipo de la oficina de la Rel-UITA en Montevideo.

Estuve en ambos extremos de la información y sé toda la buena voluntad, la buena técnica, el cariño y respeto que recibe el material “caliente” que llega a la oficina y es difundido en la página web y en las redes sociales.

Leo habitualmente muchos periódicos y webs latinoamericanos y de otros países. Hasta donde sé, la Rel-UITA es uno de los pocos medios con un corresponsal destacado allí, en Honduras, en intenso contacto con el pueblo luchando por su futuro y jugándose la vida en ello.

Estas breves líneas son para felicitarlos a todos, agradecerles el gran esfuerzo y decirles, una vez más, que ahora, como antes, y como siempre, ¡vale la pena!