20160429 cabezal pagina final

    • Versão Português

Tue27062017

actualizado al06:38:03 AM GMT

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2010 JoomlaWorks, a business unit of Nuevvo Webware Ltd.
Back Inicio
  • 03-09-2010 Panamá CHANGUINOLA
    Con Catalina Guerra de Smith

    “Señor Presidente: derogue la Ley 30”

    Pide la viuda de Antonio Smith

    Gerardo Iglesias
  • 26-07-2010 Perú BIMBO
    Con Luis de la Cruz, de SITRABIMBO

    Cuando el gobierno se hace el BIMBO

    Rel-UITA
  • 23-07-2010

      Nace un sindicato nacional de trabajadores de conservas de pescado

      Con Julio Falla
      Tras resolver una serie de inconvenientes burocráticos que no mellaron su decisión de construir un gremio representativo y democrático, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Empresa Pesquera Diamante SA (SINTEPDSA) fue inscrito ante el Ministerio de Trabajo, y su flamante directiva los representará por un período de dos años.

      La Pesquera Diamante SA es una empresa líder en el sector pesquero y una de las más grandes en el Perú. Durante 2009 exportó por un total de 146,22 millones de dólares, 8,52 por ciento más que en 2008, ubicándose en cuarto lugar entre las empresas exportadoras en ese rubro.

      Para Julio Falla, presidente del sector Alimentos, Bebidas y Afines de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP-ABA), la formalización de una nueva organización nacional permitirá trabajar por la estabilidad laboral y mejores condiciones de trabajo, conquistas que beneficiarán no sólo a sus afiliados, sino de manera muy importante a los trabajadores de otras empresas de conservas del país que los tendrán como un referente, un modelo a seguir.

      -Nació un nuevo sindicato. ¿Qué tan difícil fue su formalización?
      -Los trabajadores decidieron que fuera el sindicato de la planta de Pisco, a 250 kilómetros al sur de Lima, el que reformulara sus estatutos para convertirse en un sindicato nacional. Luego de ese cambio, los trabajadores de los otros dos sindicatos se disolverían para que sus miembros se afiliaran a la nueva organización, pero la autoridad de Trabajo de Pisco señaló que los sindicatos nacionales se deben inscribir en la sede central ubicada en la capital. Inmediatamente, los dirigentes modificaron su estructura documentaria e hicieron las gestiones respectivas.

      -¿Qué bases integran el Sindicato?
      -La Pesquera Diamante tiene siete plantas, tres ubicadas al norte de Lima, una en Callao, Lima y tres al sur. Actualmente el Sindicato lo integran los trabajadores de la planta Samanco y de la planta Supe, ubicadas a 400 y 200 kilómetros al norte de Lima respectivamente. 

      Una vez constituido el SINTEPDSA, su pliego de reclamos comprenderá las demandas de los trabajadores ambas plantas. Al menos para ellos los pliegos dispersos quedaron atrás. Estamos seguros de que los sindicatos de las otras plantas se irán sumando a la organización nacional. Por otro lado, la discusión con la empresa para negociar el pliego de reclamos articulará las demandas de los trabajadores de las dos plantas y podrán alcanzar más beneficios, lograr mejores condiciones económicas y laborales. 

      Esto constituye un gran avance en un sector fuerte en la historia laboral peruana. Como CGTP-ABA estamos comprometidos a apoyarlos y brindarles la asesoría necesaria, tanto en las negociaciones como en la capacitación de los nuevos cuadros dirigenciales, y en esta actividad tan importante como es la formación sindical estamos seguros de contar con el apoyo de UITA, y en especial de su secretario regional, Gerardo Iglesias.

      -Usted señala que el sector pesquero fue fuerte…
      -El sector textil así como el pesquero fueron golpeados duramente por el régimen de Alberto Fujimori. Ahora estamos avanzando poco a poco en la organización de los trabajadores de este sector, y esperamos que en un futuro no muy lejano estemos constituyendo una coordinadora de trabajadores de conservas de pescado en el país. El sector pesquero peruano está compuesto por más de 400 empresas.

      -¿Cómo ha recibido la noticia la Pesquera Diamante?
      -A la empresa se le ha comunicado que los trabajadores, ejerciendo su legítimo derecho, se han constituido en una organización nacional. La práctica nos ha demostrado que sólo somos oídos si estamos unidos, esa es la fortaleza de cualquier organización que aspira a mejores condiciones de trabajo para sus afiliados, un adecuado nivel de vida  y que se respeten sus derechos.

       

      Julia Vicuña Yacarine
    • 20-07-2010 Panamá CHANGUINOLA
      Panamá en su escaparate

      Cuando la realidad te rompe los ojos

      Gerardo Iglesias
    • 10-06-2010

        El mar es nuestro centro de trabajo y nuestro empleador, pero lo estamos perdiendo

        Con Cairo Laguna
        En el marco de la reciente Consulta Social de la FAO sobre la tierra y los recursos naturales realizada en Brasilia, Sirel dialogó con Cairo Laguna, presidente de la Federación Nacional de Pescadores Artesanales de Nicaragua (FENAPESCA), quien relató cómo una débil política gubernamental deja los recursos pesqueros en manos de corporaciones transnacionales. La pesca artesanal está así amenazada de extinción, como el propio recurso ictícola.

        -¿Cómo describirías la organización que presides?
        -La Federación Nacional de Pescadores Artesanales (FENAPESCA) de Nicaragua es una organización fundada en el modelo cooperativo que cuenta con 79 organizaciones de base a lo largo y ancho del litoral Pacífico y Atlántico y el Lago de Nicaragua.

        Nuestra estructura organizativa se inicia desde las comunidades con las cooperativas de base que se estructuran en organizaciones de segundo grado conocidas como Centrales y Uniones de Cooperativas que, a su vez, conforman la FENAPESCA (de tercer grado). Ésta es afiliada a la Confederación de Pescadores Artesanales de Centroamérica (CONFEPESCA), conformada por seis federaciones nacionales con presencia en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá

        CONFEPESCA integra del Foro Mundial de Pescadores y Trabajadores de la Pesca Artesanal, que es un espacio de intercambio de información y de experiencias.

        -¿Cuántas familias se dedican a la pesca en Nicaragua y Centoamérica?
        -El último censo realizado en Nicaragua aportó la cifra de 22.000 pescadores artesanales. En Centroamérica son alrededor de 140.000 pescadores.

        -¿Cuál es la situación que están viviendo actualmente en el sector de la pesca en tu región?
        -Desde hace mucho tiempo los pescadores artesanales han tenido un problema real de acceso a los recursos naturales, por limitaciones que nos han venido imponiendo los gobiernos de turno. Un pescador artesanal, ancestralmente, podía traer lo que la mar le diera, sin condicionamiento de ninguna clase. Hoy los gobiernos han establecido la obligación  de solicitar permisos para que podamos realizar nuestra actividad.

        -¿Por qué?
        -La actividad pesquera se ha visto diezmada por la pesca industrial a gran escala que se ha desarrollado en todo el mundo y que vino a agotar los recursos pesqueros. Esto exige que haya un control del manejo del recurso, aunque hay especies que ya desaparecieron. La pesca artesanal se ha visto afectada por este proceso, tanto por la escasez del recurso como por los criterios con que se otorgan los permisos, ya que no distinguen entre pesca industrial y pesca artesanal.

        En Chile se está dando esta modalidad, y por ejemplo se les autoriza a los pescadores la captura de calamares, pero esta especie tiene su zafra productiva, y cuando no hay calamares el pescador debe anclar su embarcación y buscar qué hacer para vivir. Esto es una grave limitación para la supervivencia de nuestra actividad, para garantizar la soberanía alimentaria de las comunidades.

        -¿Cuáles son las diferencias principales entre la pesca artesanal y la industrial?
        -La pesca artesanal es una actividad sustentable, no pone en riesgo los recursos, es por eso que reclamamos que no restrinjan el acceso a nuestra actividad. Otra de las cosas que reclamamos es que con todo esto se está llevando a que la pesca artesanal sea una actividad meramente de subsistencia; con este modelo las comunidades de pescadores no pueden aspirar a mejorar su calidad de vida, sus ingresos. Pareciera que ello sólo es privilegio de las grandes compañías. De hecho, gran parte de la producción de la pesca artesanal es finalmente comercializada por estas corporaciones que son las que imponen los precios. El pescador ya va a la mar con la producción vendida a esas grandes empresas; son ellas las que adelantan el dinero para el combustible, el hielo, los equipos de pesca; esto genera de antemano una deuda del pescador con la gran industria pesquera.

        Vivimos una total contradicción con nuestras prácticas ancestrales, ya que en la pesca artesanal tradicionalmente no tenemos patrones, el mar es nuestro centro de trabajo y nuestro empleador, pero lo estamos perdiendo. Estamos viendo cómo las zonas económicas exclusivas por las cuales ha luchado la pesca artesanal son invadidas por la pesca industrial de una forma impune, ante la total pasividad de los gobiernos.

        -¿Qué tipo de pesca realizan las grandes empresas en la región?
        -La pesca industrial se realiza en las zonas adyacentes a la costa, a cuatro o cinco millas náuticas de la costa, y pescan camarón para exportación. Realizan lo que se denomina pesca de arrastre.

        Entonces, no sólo sufrimos el agotamiento de los recursos pesqueros sino que somos desplazados por las grandes empresas. Cada libra de camarón que la industria pesca en el arrastre equivale a la captura de una tonelada de fauna marina que luego es arrojada al mar. Estamos viendo cómo estas corporaciones tiran cada día nuestros recursos por la borda.

        -¿Estas empresas son de capitales nacionales o extranjeros?
        -En el caso de Nicaragua son en su mayoría de capitales extranjeros, noruegos, estadounidenses, colombianos. Hace unos cuatro o cinco años la transnacional Pescanova desembarcó en el país y prácticamente se está apoderando del 80 por ciento del área concesionada para la camaronicultura

        Se fueron quedando con las concesiones, haciéndose cargo de las deudas de las comunidades. Actualmente son muy pocos los comunitarios que tienen concesiones. Pescanova se quedó con todo a un precio ridículo, y están realizando la camaronicultura a nivel industrial, a tal grado que no necesitan casi mano de obra. 

        Esto ha llevado a que muchos pescadores estén desocupados y por consiguiente se ha generado una grave crisis a nivel social. Estos trabajadores desocupados, desesperados, terminan robando pescado a las industrias que, a su vez, han contratado empresas de seguridad que están matando gente como si nada.

        Hemos denunciado esta situación al gobierno, porque las empresas extranjeras no pueden apropiarse así como así de las zonas que son propiedad de la nación nicaragüense. Desde el gobierno se deben impulsar políticas que protejan a las comunidades pesqueras.

         

        Carlos Amorín
      • 14-05-2010 Uruguay BIMBO

        Simón y el Oso

        “Bimbo” admite responsabilidad en muerte

        Roger Rodríguez
      • 14-05-2010 Mundo PESCANOVA
        Con Martha Flores

        Grupo Pescanova será acusado ante el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP)

        Con Martha Flores
        La transnacional española responsable de violaciones a los derechos humanos, laborales y daños al ambiente
        En el marco de la Cumbre de los Pueblos Enlazando Alternativas 4, que se desarrollará del 14 al 18 de mayo en Madrid, España, se llevará a cabo una sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), en la que se presentarán acusaciones contra 40 empresas transnacionales con base en la Unión Europea, por violaciones a los derechos humanos, laborales y ambientales en América Latina. Grupo Pescanova es una de ellas.
        Entre 2004 y 2007, el Grupo Pescanova adquirió en Nicaragua las empresas Servicios y Contrataciones SA (SERVICONSA) y Camarones de Nicaragua SA (CAMANICA), y en 2008 inauguró, en el departamento occidental de Chinandega, la planta de procesado y congelación de langostino más grande de América Latina.

        Con una superficie global de 20 mil metros cuadrados y una inversión de 60 millones de dólares, la nueva planta empleará a 2 mil trabajadores permanentes y podrá sacar al mercado 30 mil toneladas de producto anuales, con un facturado por encima de los 100 millones de dólares. 

        Además, el Grupo Pescanova cuenta con un laboratorio de larvas capaz de producir  500 millones de unidades, y una concesión de 5 mil hectáreas marinas dedicadas específicamente al cultivo del camarón en el Golfo de Fonseca.

        Han pasado menos de dos años y ahora el Grupo Pescanova estará sentado en el banquillo de los acusados del TPP.

        Sirel conversó con Martha Flores, miembro del Movimiento Social Nicaragüense “Otro Mundo es Posible”, quien presentará el caso del Grupo Pescanova en la sesión de Madrid.

        -¿Cuáles son las acusaciones contra el Grupo Pescanova?
        -La demanda contra esta transnacional española tiene que ver con tres tipos de violaciones que está cometiendo en Nicaragua: la violación a los derechos laborales y sindicales de sus trabajadores y trabajadoras, la contaminación junto a la destrucción ambiental, y el desplazamiento forzoso de cooperativas y comunidades locales.

        -¿Cómo son las condiciones de trabajo en la planta de Chinandega en Nicaragua?
        -Ya tenemos algunos años de estar investigando al Grupo Pescanova y hemos recogido diferentes testimonios de trabajadores y ex trabajadores. 

        Hay una permanente violación a sus derechos laborales y sindicales. Al mismo tiempo buena parte del personal es contratado y recontratado temporalmente, y así con este sistema  pasa años sin poder gozar de las prestaciones laborales

        No existe libertad de organización sindical y los que intentaron conformar un sindicato fueron despedidos antes de iniciar los trámites en el Ministerio del Trabajo.

        Al mismo tiempo, hay fuertes denuncias por el maltrato que se les da a los trabajadores y por la amenazas de despido.

        Las jornadas laborales son por turnos de 12 horas, sin embargo en temporada alta las metas que pone la empresa son inalcanzables y los trabajadores tienen que prolongar su permanencia en la empresa para poder ganar un poco más.

        También hay serios problemas con las condiciones de seguridad e higiene ocupacional.

        -¿De qué manera se afecta la salud y la seguridad de los trabajadores?
        -El equipamiento de protección es inadecuado, sobre todo para los trabajadores que usan un químico, el metabisulfito, para limpiar el camarón. 

        Aparte, los trabajadores que entran a las 6 de la mañana no tienen tiempo de desayunar en sus casas y recientemente la empresa suspendió la pausa para la merienda. De esa manera hay muchos trabajadores que pasan casi todo el día sin comer y esto está generando muchos casos de gastritis y ulcera.

        Otras denuncias tienen que ver las restricciones para ir al baño, la mala calidad de la comida preparada por la empresa, la fuerte iluminación artificial y la falta de ventilación. Estas condiciones están generando disturbios estomacales, migraña y vértigos en los trabajadores.
        También hay muchos casos de problemas de circulación, varices y dolores de espalda por las extenuantes jornadas laborales siempre de pie y de lesiones por esfuerzos repetitivos (LER). 

        -¿De qué manera la planta del Grupo Pescanova está afectando a las poblaciones locales?
        -Hubo un fenómeno de desplazamiento de las cooperativas camaroneras en la región occidental de Nicaragua. Muchas de ellas están desapareciendo por falta de recursos y crédito y las pocas que quedan están casi obligadas a vender toda su producción a esta transnacional.

        En toda esta situación hay una corresponsabilidad de los diferentes gobiernos que se ha sucedido en el país. Las cooperativas endeudadas tienen que ceder sus concesiones del espacio marítimo y el Estado se las otorga a las transnacionales o a empresarios nacionales, que después hacen negocios con estas empresas.

        En este momento el Grupo Pescanova tiene una concesión de 5 mil hectáreas marinas para poner sus granjas de producción y goza del régimen fiscal de Zona Franca

        -¿Qué delitos ambientales han podido detectar en las actividades del Grupo Pescanova?
        -El problema más grave es la destrucción de los manglares para la construcción de granjas camaroneras. 

        Además de ser grandes receptores de CO2, convirtiéndolos en un elemento importante de mitigación del cambio climático, los manglares albergan muchas especies que son el alimento natural para diferentes tipos de peces. Su destrucción está provocando la extinción de varias especies que son fuente de alimentación y entradas económicas para las poblaciones locales.

        -¿Qué es lo que esperan del TPP?
        -Vamos a presentar la denuncia y esperamos que haya una condena para el Grupo Pescanova y para los gobiernos de Nicaragua, que están obligados a velar por el bienestar de la población. 

        También, vamos a ponernos en contacto con la organización de Chile que acusó al Grupo Pescanova en una pasada sesión del TPP, para intercambiar informaciones y estudiar acciones conjuntas.

         

        Giorgio Trucchi
      • 26-04-2010 Seleccione un país

          Hacia un mundo sin peces

          El problema de la sobreexplotación pesquera reside en la inexistencia de pronósticos realistas durante décadas. Como ejemplo ilustrativo, en 1866, Thomas Henry Huxley, biólogo británico y defensor acérrimo de las teorías darwinistas de la evolución, negó que las capturas pesqueras pudiesen tener un efecto apreciable sobre la abundancia de especies marinas. Huxley, como otros que le sucedieron, descartó el avance tecnológico como factor de riesgo en la explotación de nuestros mares. Pocos aventuraban que tras aquellos barcos de vela decimonónicos surgirían enormes buques como los que hoy esquilman los océanos. Hace más de cien años, la actual situación de las especies marinas era impensable. En la actualidad, la situación de los mares de hace 150 años parece irrepetible.

          El aumento incontrolado de la población mundial es responsable, en parte, de este agotamiento de los mares. El número de capturas de especies marinas ha crecido con el número de habitantes del planeta. Desde los años 60, la población mundial ha crecido más del doble, de 3.000 millones a casi 7.000, y esta situación repercute en la explotación de los recursos que tenemos a nuestro alcance. Si en los ’60 el número de capturas pesqueras representaba unos 40 millones de toneladas anuales, esta cifra se ha transformado en 120 millones en la actualidad.

          A diferencia del número de capturas, la población de las especies marinas no aumenta con el paso de los años. Las poblaciones de peces de consumo cada vez son menores por la proliferación descontrolada de los arrastreros modernos. Cada vez hay más barcos y menos peces. Con sentido común, se puede afirmar que no hay futuro en un modelo en el cual sólo el 20 por ciento de las especies son explotadas con moderación. Ni hay futuro en un modelo en el cual un tercio de las capturas son devueltas al mar, en su mayor número muertas.

          Los medios de captura son ineficaces porque aniquilan especies no demandadas y especímenes que no han llegado a su tamaño adulto. Además, la pesca con pesos, plomadas y redes de fondo puede devastar hábitats marinos, como ya está ocurriendo en el Atlántico Norte, y los caladeros, como el situado frente a las costas del Sáhara Occidental. El empleo de la acuicultura, es decir, la cría de especies en piscinas para su consumo, mejora ligeramente la situación, pero no la soluciona.

          El ejemplo más mediático de la sobreexplotación está protagonizado por el atún rojo. Numerosas organizaciones han denunciado la “alarmante tendencia” al colapso comercial y ecológico de esta especie mediterránea y atlántica destinada, en su mayor parte, a la elaboración de sushi. Se ha demostrado científicamente que si no cambia la situación, el atún rojo está condenado a la extinción. Sin embargo y ante todo pronóstico, los Estados presentes en la última reunión de CITES (Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) rehusaron la posibilidad de añadir al atún rojo en la lista de especies protegidas. Japón, nación importadora del 80 por ciento del atún capturado, ejerció de lobby y convenció uno a uno a los países firmantes de la convención. Ante estas decisiones, de poco sirve el conocimiento de la situación.

          El atún rojo no es la primera especie propuesta como animal protegido de capturas. Sin ir más lejos, en el último mes, la anchoa del Cantábrico ha vuelto a los mercados de todo el mundo después de cinco años de veda. Ante el peligro de extinción de este preciado pescado, las autoridades internacionales prohibieron su pesca durante un lustro.

          El control de las capturas o la prohibición de pesca de determinados pescados parece ser el único remedio efectivo para salvar los mares del agotamiento. Pero si el modelo pesquero actual no es rediseñado en su totalidad, estas medidas preventivas sólo serán parches temporales a un problema del que somos responsables

          CCS-Miguel A. Sanchez
        • 26-04-2010

            Trabajadores organizados se fusionan en un Sindicato Nacional

            Para fortalecer su organización y capacidad de negociación
            Los sindicatos de tres plantas de la empresa pesquera Diamante, productora de harina y aceite de pescado, decidieron unificarse y constituirse en un Sindicato Nacional.

            Más de un centenar de trabajadores de tres plantas de la pesquera Diamante SA se unieron en aras de fortalecerse como gremio, luchar por las mismas demandas y un mismo Convenio Colectivo. Los sindicatos representan a trabajadores de las fábricas procesadoras de harina y aceite de pescado de Samanco, a 400 kilómetros al norte de Lima,  Supe, a 200 kilómetros al norte de la capital peruana, y Pisco, a 250 kilómetros al sur de Lima.

            “Los trabajadores decidieron que fuera el sindicato de la planta de Pisco el que reformule sus estatutos para convertirse en un Sindicato Nacional. Luego de ese cambio, los trabajadores de los otros dos sindicatos se disolverán para que sus miembros puedan afiliarse a la nueva organización”, explicó Julio Falla, presidente del sector Alimentos, Bebidas y Afines de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP-ABA).

            El sindicato de Pisco es el más antiguo de los tres, y al convertirse en una organización nacional su pliego de reclamos, el que presentará en los próximos meses, también comprenderá las demandas de los trabajadores las plantas de Samanco y Supe.

            “Esta unificación fortalecerá la capacidad de negociación y acción de los trabajadores de la pesquera Diamante, llevarán una sola voz de las tres plantas ante la patronal y CGTP-ABA apoyará de manera decidida este proceso”, señaló Falla.

            La empresa Diamante es considerada líder en el sector pesquero, es una de las más grandes en ese rubro en el Perú, exporta harina y aceite de pescado, y trabaja en este rubro desde 1995. Cuenta con siete plantas a lo largo del litoral peruano, ubicadas en Pisco, Samanco, Supe, Chancay, Callao Ilo y Mollendo.

             

            Fotos: CGTP-ABA

            Julia Vicuña Yacarine
          • 09-04-2010

              Dotarnos de herramientas eficaces para enfrentar la globalización

              -Has sido un observador privilegiado de los últimos tres eventos internacionales de la región, ¿Cuál es tu reflexión sobre lo que viste?
              -Es cierto, participé en los tres encuentros y venimos participando desde siempre, no hay que olvidar que fuimos la primera organización en Argentina en afiliarnos a la UITA (risas).

              Volviendo a tu pregunta, el Seminario Internacional de la Pesca en São Paulo, Brasil, fue una gran experiencia en la que pude conocer más a fondo esa actividad sobre la cual, sinceramente, tenía poca información.

              Parte de las cosas que se dijeron allí, relativas a la explotación intensiva del recurso, al descarte de toneladas de alimento obtenido del mar simplemente porque no es lo que se salió a pescar, entre otras, hacen pensar que el ser humano se enfrenta a su propia destrucción por el agotamiento de los alimentos y del ambiente.

              La Rel-UITA, por su parte, continúa reafirmando sus principios y conceptos de siempre, de trabajar sobre realidades y las necesidades de los trabajadores que siguen siendo imperiosas.

              El capital es cada día más "sin rostro" y acentúa su opción de enfocarse sobre los beneficios para los accionistas de las compañías antes que cualquier otra cosa.

              Este Seminario realizado con la colaboración de la cooperación española y la presencia de representantes sindicales de CCOO, culminó con la importante decisión de concretar la Coordinadora Latinoamericana de Trabajadores de la Pesca y la Conserva.

              -Luego fue el turno del sector lechero en Buenos Aires…
              -Otro impacto personal ante la revelación de cuánta hipocresía existe en nuestro país, donde uno ve a los grupos económicos hablando de que tendremos que importar leche por insuficiencia en la producción, pero en realidad es una falacia que intenta justificar un esquema que tiene al mercado cautivo y saca ventaja de los consumidores y los productores.

              Se dijo que Argentina produce 10 mil millones de litros de leche anuales, 80 por ciento para el mercado interno y el resto se exporta, pero no se produce más porque los productores -la base del sector- están muy mal remunerados.

              Esta Conferencia ha sido realmente todo un éxito para la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) y para la propia UITA, y una demostración de la capacidad de convocatoria de la Internacional.

              Se puso en la palestra que las necesidades de los trabajadores en los países desarrollados y en los emergentes son prácticamente las mismas. Lo preocupante es que vemos al movimiento obrero europeo como entregado a la suerte inevitable que fijan las grandes empresas y huérfano, pues la socialdemocracia está en un estado de confusión ideológica.

              En nuestra región creo que todavía mantenemos viva la llama de la indignación, aunque empezamos a enfrentar problemas con los trabajadores más jóvenes que, a pesar de que reciben todos los beneficios obtenidos por la lucha de tantos años, se preguntan a menudo para qué sirven los sindicatos.

              En esta Conferencia se logró, además, concretar el propósito de reunir a la industria, los productores, el Estado y los sindicatos, lo que es una muy buena cosa que marca un rumbo hacia el futuro en la actividad láctea.

              Y por si fuese poco, se aprobó andar el camino hacia un Departamento del Sector Lácteo de la UITA, algo completamente inédito en nuestra historia y, sin duda, más que necesario en el marco de la creciente globalización empresarial.

              -Y ahora el IV Encuentro de Unilever…
              -En este encuentro la UITA reafirmó nuevamente sus definiciones estratégicas, y se pudo conocer las fortalezas y debilidades de cada sindicato. Surge la convicción de continuar promoviendo y apoyando los esfuerzos de más y mejor organización, porque, como dice el refrán: "La organización vence al tiempo". Se debe lograr que el capital al menos cumpla una labor social, cosa a la que no está acostumbrado ni es afín.

              Destaco, finalmente, que estos tres eventos profundizaron el trabajo desplegado desde la Internacional, y específicamente desde la Regional Latinoamericana, de concretar y desarrollar coordinaciones continentales y globales por actividad.

              Esta será una tarea ardua, pero sin duda plena de satisfacciones a mediano y largo plazo. El capital continúa concentrándose, acaparando recursos naturales y económicos, los trabajadores y trabajadoras debemos dotarnos de una herramienta adecuada, proporcionalmente eficaz, y la UITA es el marco ideal para lograrlo.



              En Buenos Aires, Carlos Amorín
              Rel-UITA
              9 de abril de 2010

              Carlos Amorín

            Pág. 396 de 398

            20170626 JBS elmuro