Perú | DDHH | MUJER

Con Carmela Sifuentes, primera vicepresidenta de la CGTP

“En Perú hay una violencia nunca antes vista contra las mujeres”

Los sindicalistas, hombres y mujeres, no se caracterizan por su simpatía. Esa es la verdad. ¿Será que el estrés de la lucha estriñe las emociones? Quién sabe. Carmela rompe “el molde”, se trata de una persona que todos reconocen por su cariño y su sonrisa casi perenne. Me recibe en su oficina en la sede de la CGTP. Frota sus manos incesantemente víctima del frío que azota la ciudad de Lima de donde el sol partió al exilió hace semanas. Ingeniera agrónoma y docente de educación superior, acepta conversar sobre el crecimiento de los niveles de violencia contra las mujeres.

-La violencia de género es un tema crucial en Perú.
-Sí, y es parte de la crisis global que nos afecta. No tenemos políticas efectivas que permitan detener esta violencia. Y es una violencia brutal. Nos están violando, asesinando, y frecuentemente los agresores pertenecen al entorno familiar de las víctimas.

No hay trabajo, no hay buena educación, ni buena salud, y la población está en zozobra.

Ante esta situación, miles de mujeres hemos estado organizándonos y movilizándonos, pero no es suficiente.

Vamos a reunirnos nuevamente para ver qué estrategia vamos a adoptar, porque del Estado no podemos esperar nada. El presidente ha llegado al punto de decir que lo que pasa a las mujeres violentadas se trata de “designios de Dios”.

Desde el punto de vista legislativo tenemos muy buenas leyes, pero nunca se cumplen. También tenemos un poder judicial corrupto y todavía sufrimos los efectos del sistema impuesto por el expresidente genocida Alberto Fujimori.

No sé qué está pasando en nuestra patria. Hay una violencia nunca antes vista contra las mujeres y lo único que nos queda es organizarnos más.

Violencia laboral
La informalidad como vector

-El ámbito laboral no es ajeno a esta violencia hacia las mujeres…
-Lamentablemente también ahí hay una violencia muy marcada y una discriminación en cuanto al salario y a las oportunidades, que es otra forma de violencia, en un país donde el 73 por ciento del trabajo es informal.

Como CGTP hemos decidido asumir el desafío de convocar a las mujeres, y no siempre es fácil porque tienen temor.

También vamos a necesitar del apoyo internacional para elevar el nivel de presión hacia este gobierno, para que actúe ante una situación que es grave y apremiante.

-Se observa además una mayor incidencia de la trata de personas…
-Así es, sobre todo la trata de niñas, donde hay muchas desaparecidas. Por otro lado, el crecimiento de la minería, fomenta múltiples episodios de trata de mujeres peruanas y venezolanas.

Tenemos un país tan lindo, pero un sistema tan inmoral y corrupto.

El pueblo está muy indignado y necesitamos urgentemente de una Asamblea Nacional Constituyente para cambiar las cosas.


En Lima,
Gerardo Iglesias