Guatemala | SINDICATOS | COCA COLA

Con Erick Oliva

Proyectos y desafíos ante una nueva gestión

El Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Bebidas Atlántida SA (SITAABASA) mantiene seis años de crecimiento continuo. Desde su fundación en 2013 ha alcanzado el 98 por ciento de afiliados del total de la plantilla. El domingo 12 de mayo celebrará elecciones para definir la nueva junta directiva del sindicato. Al respecto hablamos con Erick Oliva, secretario general de la organización.

“Llevamos año y medio de cumplimiento del convenio colectivo y tenemos una buena relación con la empresa que ha sido adquirida recientemente por la mexicana Femsa”, señala.

“Por ahora marcha todo bien. Hace poco que cambió el dueño de la empresa y eso hace que estemos expectantes en cuanto a saber qué tipo de políticas laborales implementará Femsa en Guatemala.

Hace 6 meses que tomó las riendas de la administración y ya están hablando de automatización, lo que implica reducción de personal”, analizó.

Sobre las próximas elecciones sindicales, en las que es nuevamente candidato, Oliva destaca la necesidad de formar cuadros sindicales, fomentando el espacio para los jóvenes y las mujeres.

“De a poco, y como base para el fortalecimiento del Clamu-G por primera vez está en la lista una compañera para la Secretaría de Organización hasta que estatutariamente podamos incorporar la Secretaría de Género”, explicó.

De los logros de la última gestión, Oliva destaca el acuerdo alcanzado entre la empresa y el sindicato para reducir las tercerizaciones.

“Si bien fue un acuerdo de palabra, la empresa lo ha cumplido correctamente. No hemos concluido el proceso por temas ajenos, pero no por falta de voluntad”, aclara.

En cuanto a lo salarial, el dirigente indicó que el convenio colectivo, de una vigencia de tres años, contempla incrementos de 6,8 por ciento por cada período, algo altamente positivo considerando la coyuntura social y económica del país.

“El presidente Jimmy Morales decretó aumento cero para el salario mínimo nacional, por lo que nuestra situación es muy positiva en ese sentido”.

El dirigente destaca entre los futuros proyectos del sindicato, la realización de un plan de vivienda para los trabajadores y trabajadoras.

“La idea es comenzar con un plan de ahorro para la compra de terrenos destinados a la construcción de casas para nuestros afiliados y afiliadas. Aspiramos a que para 2030 todos los integrantes del plan cuenten con casa propia”.

Entre los proyectos que quieren continuar, en caso que sean elegidos para un nuevo mandato, Oliva comentó la necesidad de generar una cooperativa financiera que les permita prescindir de la banca y sus intereses astronómicos.

“Existe un alto nivel de endeudamiento de trabajadores y trabajadoras debido a los préstamos que se ven forzados a sacar y cuyos intereses son altísimos, de ahí la necesidad de crear una cooperativa con un fondo ahorrado por los propios trabajadores y que permita promover el microcrédito entre los afiliados”, indicó.

El sindicato lleva más de un año asesorándose con el Instituto Nacional de Cooperativas (INACOP), organismo estatal que brinda orientación para la conformación de asociaciones.

El 70 por ciento estamos aportando a la cooperativa, el 30 todavía no debido al alto nivel de endeudamiento”.

La Felatrac y la fundación del SITRAABASA

Este martes 7, la Federación Latinoamericana de Trabajadores de Coca Cola (Felatrac) celebró su aniversario número 11 y Oliva recordó el rol fundamental que esta organización tuvo en la conformación del sindicato y que tiene hasta hoy.

“De no haber sido por el asesoramiento, la gestión y el apoyo de la Felatrac no hubiésemos logrado formar el sindicato. Recuerdo el respaldo incondicional de Raúl Álvarez y Pablo Quiroga de FATAGA y sus gestiones en Atlanta ante Coca Cola Company”.

Oliva recordó los primeros intentos de organización sindical, que remontan a 1990, y que desde entonces contaron con el respaldo de la Rel UITA y a partir de 2008 con el de la Felatrac que no descansó hasta que en 2013 lograron conformar el SITRAABASA.

“Gracias a esto tuvimos grandes avances en el cumplimiento de derechos laborales y humanos y hoy las tres plantas de Coca Cola tienen sindicatos y han firmado sus convenios colectivos”, concluyó.