AMBEV | Sindicatos | Uruguay

Por el fin de las tercerizaciones

El Sindicato de trabajadores de Maltería Uruguay, empresa subsidiaria de la transnacional AB-Inbev, lucha desde 2015 para poner fin a la tercerización de personal en la línea de producción. Sin avances, el viernes 27, el gremio se declaró en preconflicto.

Luego de varias reuniones que se desarrollaron a lo largo de casi dos años, el Sindicato presentó un informe donde notificaba a la empresa el número de trabajadores tercerizados que estaban realizando tareas dentro del proceso productivo, y solicitaba que los mismos fueran incorporados a la plantilla fija.

“En un principio logramos que la mitad de los trabajadores tercerizados fueran contratados de forma directa por Maltería Uruguay, pero queremos que todos aquellos que estén desempeñándose en la línea de proceso productivo durante tanto tiempo también ingresen a la plantilla”, señaló Enzo Guerra, vicepresidente del gremio.

Según informaron los dirigentes sindicales, son seis los trabajadores tercerizados que están en condiciones de ser contratados directamente. El Sindicato comenzó a tomar medidas de fuerza para que la empresa revea su situación.

“Los compañeros que cargan y descargan la cebada desde los barcos son el primero y el último eslabón de la cadena productiva pero la empresa insiste en que se trata de personal de limpieza y por lo tanto los terceriza”, dijo el delegado sindical Lucas Bornisich.

Tomando a la empresa al pie de la letra
Sólo limpieza

“Existe inclusive una gran contradicción con el contrato de estos trabajadores, porque Ambev le paga a la empresa prestadora por servicios de limpieza y de carga y descarga”, dijo a su vez Guerra.

El viernes 27 el gremio decidió no permitir la contratación de más trabajadores tercerizados mientras no se tome a los que ya están trabajando como efectivos; no realizar horas extra y que el personal de carga y descarga deje de realizar esas tareas.

“En este momento tenemos un barco para descargar y como la compañía dice que estos seis compañeros realizan sólo tareas de limpieza, se están limitando a eso, lo que ha retrasado en varios días la descarga de la cebada”, informó Raúl Cameroni, presidente del Centro Gremial.

A media máquina
Hasta que Ambev ceda

“Están trabajando a media máquina –continuó- y eso está generando altos costos para la empresa, porque un barco que antes se descargaba en dos días, ahora tardará cinco”.

Los dirigentes afirman que la empresa no se ha manifestado desde que comenzaron con estas medidas pero aguardan que en el correr de la semana los llamen a negociar.

“El diálogo siempre estuvo abierto, pero como no hemos logrado avanzar en este punto comenzamos a movilizarnos para presionar a que Ambev reconsidere la contratación directa, sobre todo teniendo en cuenta las dimensiones y los ingresos netos de una compañía como esta”, apuntó Cameroni.

Los trabajadores tercerizados no cuentan con beneficios obtenidos por convenio colectivo, como doble aguinaldo, las partidas variables (premios por producción) y plan de salud.

Estamos luchando para que todos tengamos las mismas condiciones laborales y beneficios. Se trata de compañeros que hace 4 y 5 años que cumplen la misma tarea y nuestra legislación laboral los ampara”, recordó Guerra refiriéndose a la Ley 18.251 sobre tercerizaciones.