Uruguay | Sindicatos | Nestlé

Las estrategias dilatorias de Nestlé

Negociaciones en pausa

El traslado de la planta de Nestlé en Uruguay está retrasando las negociaciones salariales con el Sindicato de Trabajadores de la transnacional suiza.

Este año –aún no se sabe la fecha-, la empresa se mudará a una nueva y moderna planta en la que invirtió unos 20 millones de dólares.

Ante esta realidad el sindicato reclamó que la empresa ofrezca transporte para llegar a la nueva locación, que estará a unos 25 kilómetros de distancia de la fábrica actual y otros beneficios enmarcados en el convenio colectivo de condiciones de trabajo.

“Estamos negociando en los Consejos de Salarios, pero como estamos acotados por las pautas impuestas por el gobierno y no podemos pedir un porcentaje mayor de aumento salarial, queremos incorporar beneficios que sean computables en el largo plazo”, explicaron los representantes laborales.

La empresa por el momento ha aceptado ofrecer transporte a los operarios pero viene dilatando discutir la propuesta del sindicato de un salario vacacional doble. La organización sindical evalúa que la mudanza traerá aparejado un paulatino aumento de la producción.

“Nos ofrecieron una partida fija en dinero, pero no lo aceptamos porque el cambio de locación no solo nos insumirá más tiempo para llegar al lugar de trabajo sino que va a modificar la dinámica en la planta de producción”, señaló el sindicato.

“Esta fábrica será una de las más modernas de la región, con maquinaria de última generación y falta poco para que la producción se incremente para incursionar en la exportación”.

La gerencia local recibió las propuestas del sindicato pero está dilatando una respuesta.

“En la última reunión que mantuvimos la semana pasada con los directivos nos dijeron que no tenían nada nuevo para nosotros”, dijeron los representantes gremiales.

Tras una asamblea, el sindicato decidió comenzar a tomar medidas de presión.

“Definimos trabajar a reglamento, esto es sin realizar horas extra ni cambios de grado y no estamos yendo a los cursos de capacitación que la empresa está impartiendo para aprender a usar las máquinas de la nueva planta”.

Los delegados gremiales aseguran que el sindicato está abierto al diálogo y que si Nestlé se compromete a negociar en un plazo de 90 días el beneficio del salario vacacional doble, están dispuestos a firmar el acuerdo salarial en el ámbito tripartito.

“Estamos firmando un reajuste salarial por la inflación estipulada por el gobierno, pero como no tenemos garantías de que la inflación no sea superior queremos asegurarnos ingresos que compensen la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Una transnacional como Nestlé está en condiciones de ofrecer a sus trabajadores esas mejoras.”, concluyeron.