Uruguay | Sindicatos | Despidos

Con Julio Méndez, de UNATRA

“No descartamos que estos despidos busquen desintegrar al sindicato”

El pasado 6 de junio, la empresa frutícola MIGRANJA SA, propiedad de capitales peruanos, despidió sin mediación a seis trabajadores, dos de los cuales son dirigentes sindicales nacionales y están negociando actualmente en los Consejos de Salarios, instancia de negociación tripartita.

Julio Méndez, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Rurales y Afines (UNATRA) dijo a La Rel que si bien había rumores de que la empresa mandaría a algunos trabajadores al seguro de paro, la medida los tomó por sorpresa.

“Ante los rumores que habían surgido sobre que mandarían al seguro a varios compañeros, la UTRASURPA* , sindicato que representa a estos trabajadores, solicitó una reunión tripartita y ahí fue donde notificaron los despidos”, señala.

Según el dirigente, en esa misma instancia el representante legal de la empresa justificó los despidos aduciendo las condiciones económicas de la compañía y las coyunturales del país.

“El discurso del abogado de MIGRANJA es flagrantemente similar al del movimiento denominado ‘autoconvocados’, que son grandes productores rurales que vienen librando una férrea lucha contra el gobierno, a quien culpan de su baja rentabilidad y solicitan subsidios y todo tipo de beneficios”.

En el acta firmada en el Ministerio de Trabajo, en el departamento de San José, consta claramente que la empresa viene desde hace dos años en un proceso de reestructura y disminución de personal debido a la coyuntura del país y de políticas económicas adoptadas que culmina con el despido de los seis trabajadores.

“No descartamos que estos despidos sean parte de una estrategia de las gremiales empresariales para desintegrar a nuestro sindicato. Dos de los despedidos son delegados en la ronda de los Consejos de Salarios de un sector en el que no se ha llegado a un acuerdo”, dijo Méndez.

Uno de los despedidos, Germán González, “es el secretario general del gremio y un dirigente reconocido a nivel internacional”, agregó.

Méndez insiste en que al despedir al personal sindicalizado la compañía incurre en una política antisindical que afectará sin dudas las próximas instancias de la negociación colectiva.

“Ante la negativa rotunda de MIGRANJA de reincorporar a los despedidos, la UTRASURPA comenzará una serie de medidas de fuerza que irán desde denuncias públicas, ocupación de la granja y paros.

También nos ampararemos en la Ley 17.940 sobre libertad sindical para demandar a la empresa ante la justicia laboral”, informó.


*Unión de Trabajadores Rurales y Afines del Sur del País