Gerardo Iglesias

Gerardo Iglesias

Gerardo Iglesias (Uruguay) - gerardo@rel-uita.org

“Un señor de apellido francés”

Guillermo Chifflet, colaborador durante años de la Rel UITA, renunció a su banca en la Cámara Baja en virtud de su postura en contra de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). Desde su rol en la Comisión de Derechos Humanos se negó rotundamente a ir contra sus principios éticos de socialista cuando Uruguay se prestó a formar parte de tal iniciativa.

L’antisyndicalisme comme dénominateur commun

Le président de CNTA a parlé avec la Rel à propos de la réunion qu’ils ont tenue le 8 juillet dernier, les représentants de CONTAC et CNTA avec des dirigeants qui ont à la française Lactalis dans leur base syndicale. “Nous étions au courant de la conduite antisyndicale de Lactalis, mais, au moins moi, j’ignorais à quel point c’était sérieuse la situation à niveau pays” dit M. Bueno de Camargo.

Layoffs and antiunion actions

Our affiliate SITRACONSTA, the Union of Workers of La Constancia, a Salvadoran subsidiary of AB InBev, denounced the intransigence of the Belgian-Brazilian corporation’s management in the negotiations for improved wage conditions and its continued violation of labor and union rights.

El antisindicalismo como denominador común

El presidente de CNTA conversó con la Rel sobre la reunión que realizaron el pasado 8 de julio, representantes de CONTAC y CNTA con dirigentes que tienen a la francesa Lactalis en su base sindical. “Sabíamos de la conducta antisindical de Lactalis, pero al menos yo, no tenía idea de la gravedad de la situación a nivel país” dice Bueno de Camargo.

Despidos y persecución sindical

Nuestra afiliada SITRACONSTA, Sindicato de Trabajadores de La Constancia, una empresa salvadoreña subsidiaria de AB InBev, denunció la intransigencia de la patronal de la compañía belga-brasileña para negociar mejores condiciones salariales y su continua violación de los derechos laborales y sindicales.

Un triunfo de la justicia universal

En 1999 familiares de desaparecidos latinoamericanos de origen italiano iniciaron en Roma un juicio contra represores del Plan Cóndor para lograr que la península hiciera lo que en sus propios países no podían conseguir: que se hiciera justicia. Veintidós años después, en gran parte esa justicia llegó.