UITA

La UITA presenta queja ante la OIT contra el gobierno de Turquía

En el día de hoy (12 de julio), la UITA presentó una queja ante el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo en relación con las violaciones por parte del gobierno de Turquía de los Convenios 87 y 98 de la OIT, que protegen los derechos de trabajadores y trabajadoras a organizar libremente sindicatos y a negociar colectivamente.

¡Este virus no menoscabará nuestra lucha!

“No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que se cuestionen los derechos de las mujeres. Estos derechos nunca deben darse por adquiridos, deberéis permanecer alertas toda la vida.” Estas palabras, escritas hace más de 50 años por la renombrada feminista Simone de Beauvoir, resuenan en este momento, cuando las mujeres de todo el mundo enfrentan las consecuencias de la pandemia de Covid-19.

Mil días de lucha

El 11 de enero de 2021 marcará 1.000 días en la lucha por la reinstalación y el respeto de los derechos sindicales en Cargill Turquía. La UITA prepara iniciativas para esa fecha y pide apoyo a sus sindicatos miembro. A continuación transcribimos parte del pedido realizado por nuestra Secretaría General.

El futuro del té en Unilever

Unilever anunció oficialmente el 23 de julio de 2020 que escindirá gran parte de su negocio de té a una “institución aparte” y que espera que la separación finalice para fines de 2021.

De pie con nuestras compañeras y compañeros en Hong Kong

Los gobernantes de China continental designados para Hong Kong no lograron aplastar el movimiento democrático, por lo que el gobierno de Pekín decidió actuar por sí mismo. La votación del 28 de mayo del parlamento meramente decorativo de China allana el camino para que el partido de gobierno imponga en Hong Kong una draconiana ley de seguridad nacional y que las fuerzas del orden la apliquen.

Un virus autoritario

En los 10 años que lleva en el poder, el primer ministro húngaro Viktor Orbán ha intervenido para imponer recortes a la atención médica, a las pensiones y a los beneficios de desempleo, promover la privatización de servicios públicos y limitar los derechos de negociación colectiva. La UE ha mirado para otro lado.

El 1 de Mayo es nuestro día, aunque sea en el encierro

Las palabras proyectadas en una pared durante las protestas masivas del año pasado en Chile resuenan ahora en todo el mundo: “No volveremos a la normalidad, porque la normalidad era el problema”. La gigantesca crisis económica que acompaña a la propagación de la COVID-19 muestra esa normalidad con toda crudeza.