La reacción de la UITA y sus aliadas

El 8 de marzo el diputado Aldo Dávila enviaba el siguiente mensaje: “acaban de aprobar el decreto 18-2022 (Ley de Protección de la Vida y la Familia), que condena con mayor severidad a las mujeres que aborten y además es un ataque bestial al colectivo de la diversidad sexual”.

“Venció la ciudadanía organizada”

El legislador destacó la movilización de la sociedad civil organizada contra este decreto ley que, entre otras cosas rechazaba la diversidad sexual, prohibía hablar de ella en las escuelas, y aumentaba las penas en caso de aborto.