Perú | Solidaridad | Sindicatos

Con Emir Figueroa

“En el sector sindical peruano hay avances pero falta unidad”

En su reciente visita a Lima, Emir Figueroa, oficial de Programa de la organización sueca Union to Union, destacó la existencia en Perú de muy buenas bases para profundizar el trabajo sindical pero lamentó las divisiones en el movimiento obrero que favorecen la acción de las patronales.

Por espacio de dos horas, Figueroa dialogó con Julio Falla, Alexander Caballero y María Tafur, presidente, secretario general y secretaria general adjunta de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Alimentos, Bebidas y Afines de la Confederación General de Trabajadores del Perú (FNT CGTP-ABA), respectivamente.

Los tres sindicalistas, e Ivonne Macassi, coordinadora del Programa de Derechos Humanos del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, le presentaron al visitante un panorama general del sindicalismo en Perú, la situación política nacional y cómo vienen trabajando de la mano con la Rel-UITA.

Estoy contento porque he encontrado que hay avances. En conversación con dirigentes de la UITA, por ejemplo, me impresiona su preocupación en organizar a las mujeres, los esfuerzos por integrar a los diferentes sindicatos, a las trabajadoras del hogar, a trabajadoras sexuales. Son elementos que pueden ser ejemplo para otros países, para otros movimientos”, dijo.

Por otro lado, lamentó el nivel de dispersión sindical existente. “Somos pocos y estamos divididos y eso resta muchas fuerzas y permite que los empleadores se aprovechen de la situación”.

“Hay que vencer el miedo y la propaganda, porque existe una propaganda ideológica muy grande que daña a toda la sociedad. Desde niños nos enseñan que en el sindicato no hay que meterse y a eso hay que combatirlo”, destacó.

Para Julio Falla, la cooperación de Union to Union “nos ha permitido seguir trabajando en el tema de género y juventud. Sin su solidaridad es muy difícil que podamos seguir haciendo sindicalismo en Perú. Después de la dictadura de Alberto Fujimori ha sido muy complicado reactivar los sindicatos”, afirmó.

En Perú, cuando se forman sindicatos “lo primero que hacen los empleadores es despedir a los dirigentes y las leyes se lo permiten. El Ministerio de Trabajo funciona casi como un aliado del empresariado y los proyectos de cooperación nos han servido muchísimo para ser más fuertes”, recordó el gremialista.

Falla expresó su reconocimiento y agradecimiento a los compañeros y compañeras suecos.

“Aprovecho para solicitarte que nos sigan apoyando porque vamos a seguir trabajando en temas como juventud y género”, le anunció a Figueroa.

Nuevos enfoques
Más mujeres y jóvenes en las direcciones sindicales

Alexander Caballero afirmó a su vez que la FNT CGTP-ABA ha ido ganando terreno en la promoción de la equidad de género en los sindicatos afiliados.

Creo que podemos hacer muchas cosas en el país, pero desde las organizaciones, porque el gobierno no va hacer nada por nosotros”, aseguró.

María Tafur señaló por su lado que en la promoción y sensibilización del enfoque de género en los sindicatos afiliados la federación ha “contado con el amplio apoyo de la UITA, y ya se están viendo algunos cambios”.

De los 40 sindicatos afiliados a la federación la mitad tienen en su dirigencia a mujeres. Se ha sensibilizado a las mujeres para que se incorporen al sindicato y a los hombres para que incluyan mujeres en las directivas. También hemos incorporado el lenguaje inclusivo en nuestras comunicaciones”, dijo.

Puntualizó que en los talleres de sensibilización realizados a lo largo del año la atención de la FNT CGTP-ABA ha estado enfocada en dirigentes jóvenes y en las mujeres. “Tenemos que ir renovando las dirigencias”, agregó.

Tafur destacó el respaldo brindado por la FNT CGTP-ABA a las trabajadoras sexuales que se lo solicitaron para constituirse como sindicato.

Las hemos apoyado y conseguimos constituir el primer sindicato de trabajadoras sexuales en Perú. Estamos esperando la resolución. Uno de los propósitos de las compañeras para organizarse es contribuir en el combate a la trata de personas”, subrayó.

La secretaria general adjunta de la Federación destacó que para esa tarea ha contado con la estrecha colaboración de la Rel-UITA, aseguró.

Por su parte, Ivonne Macassi destacó la alianza estratégica de cerca de 30 años que tiene su organización con la Rel-UITA, una cooperación centrada en lograr una mayor participación de las mujeres en los espacios sindicales.

Flora Tristán, como organización feminista, identifica cuáles son las barreras que tienen las mujeres para la sindicalización y eso es lo que compartimos con la FNT CGTP-ABA, porque ellos han avanzado mucho”, precisó.

Y sin embargo…
Revolucionar las conciencias

“Primero hay que tener en cuenta que uno de los más graves problemas que viven las mujeres es el acoso sexual y el acoso laboral. Se ha avanzado a nivel legislativo y animamos a las compañeras a que lo denuncien a través de sus organizaciones sindicales. Es clave que los sindicatos apoyen estas denuncias y no las dejen solas”, consideró.

Para Macassi, un aspecto que limita la participación de las mujeres en las organizaciones sindicales es la maternidad, y sugirió que los sindicatos tengan en cuenta que todavía la responsabilidad del hogar no es compartida y los horarios para la capacitación, así como para la participación sindical, deberían contemplar los tiempos de las trabajadoras.

“Si las asambleas son en la noche las compañeras están yendo a su casa a ver las tareas de sus hijas e hijos, esa es una limitante, hay que tener en cuenta esas situaciones.

En tanto no logremos cambios significativos en la conciencia y en la manera de relacionarnos entre hombres y mujeres eso será una barrera para la sindicalización”, advirtió.

Por otro lado, destacó el trabajo del Comité Latinoamericano de la Mujer de la UITA (CLAMU), que ha logrado incorporar el tema de la violencia de género a nivel regional.

La UITA y el Centro Flora Tristán también están colaborando en lo referido a la situación de las trabajadoras del hogar, sector considerado en Perú en el rubro de servidumbre.

“Estamos luchando por la ratificación del Convenio 189 de la OIT y los domingos venimos trabajando con las compañeras una estrategia para que el Congreso de la República aprueben un proyecto que modifica la ley del trabajo doméstico”, dijo.

Macassi destacó que la actual norma “es totalmente discriminatoria: reconoce a las trabajadoras domésticas la mitad de días de descanso que al resto de los trabajadores, la mitad de las gratificaciones y no contempla para ellas un sueldo mínimo“.