El Salvador | SOCIEDAD | ANÁLISIS

El bitcoin, moneda legal

¿Un nuevo gran negocio del grupo en el poder?

El Estado salvadoreño creó su moneda, el colon, en 1934, cuando fundó el Banco Central de Reserva como mecanismo para superar la crisis capitalista de 1929, que había devastado la economía y había tenido consecuencias trágicas, con un golpe de Estado que derivó en la muerte de 20.000 campesinos
de origen indígena.

David Mena


Imagen: Alesia- Pexels.com

Antes de la creación del Banco Central de Reserva había bancos privados propiedad de nacionales y de compañías extranjeras y cado uno emitía su propia moneda. Esto generaba dificultades en las actividades económicas y transacciones cotidianas de la población.

Con la introducción del dólar estadounidense como moneda legal, hace veintiún años, se crearon muchos problemas en la economía familiar, porque las mercancías y otros productos agrícolas sufrieron alteraciones en su precio. Y los salarios no aumentaron. Para los empresarios, banqueros, grandes comerciantes y empresas internacionales fue un buen negocio.

El colon sigue siendo moneda de curso legal, pero no se utiliza porque hubo una decisión política de hacer circular solo los dólares.

El 7 de septiembre pasado El Salvador amaneció con tres monedas de curso legal: el bitcoin, el dólar y el colon. Con la diferencia de que los bitcoins están en algún lugar de la internet y no son visibles ni táctiles. Y por esta situación la mayoría de la población no los acepta.

Según encuestas de varias universidades más de dos tercios rechazan el uso del bitcoin.

¿Cómo funcionará el uso del bitcoin?

Las personas que quieran usar el bitcoin deben contar con un “teléfono inteligente” que pueda incorporar un programa denominado “wallet” (billetera). En El Salvador se ha creado uno bautizado por el gobierno “Chivo wallet”1.

El interesado debe proporcionar todos sus datos personales para que el programa lo reconozca y le obsequie los bitcoins iniciales de su cuenta, los que podrá cambiar por 30 dólares.

Según el instructivo, el programa tiene dos espacios: uno con el monto de los bitcoins y otro en el cual podrá convertir en dólares. Para que el plan funcione el gobierno ha creado un fondo público de 205 millones de dólares, que servirá para que los usuarios cambien a dólares sus bitcoins.

Compradores y vendedores deberán saber cuánto vale en dólares un bitcoin para cada operación, pero todos los días esa equivalencia cambia.

Los empleados públicos y privados ven como amenaza la posible decisión de obligarlos a recibir sus salarios en bitcoin.

Claro, hay personas que saben de estos negocios sobre las denominadas criptomonedas y tienen suficiente dinero para comprarlas y esperar que sus precios respecto del dólar se incrementen, de tal manera de obtener ganancias fáciles. Es decir, especular.

Por supuesto que eso no lo puede realizar el grueso de la población, que subsiste con 300 dólares mensuales, promedio del salario mínimo, e incluso con menos.

La población no tiene claro por qué el presidente Nayib Bukele ha decidido implantar el bitcoin. No ha habido explicación de ninguna naturaleza sobre qué resolverá con esa medida.

Bukele se vio obligado a declarar públicamente que la criptomoneda no sería de uso obligatorio. Pero la ley tiene un artículo que establece que todos los que viven en el país están obligados a aceptarla. Por tanto, es de uso obligatorio.

También ha ofrecido no cobrar comisiones por las remesas de dólares que envían desde Estados Unidos los salvadoreños que trabajan en ese país y que en el año 2000 sumaron casi 7.000 millones de dólares, más que el presupuesto nacional de ese año.

Mala idea

Se calcula que unos 300 a 400 millones de dólares anuales suman las comisiones que pagan los que envían remesas a bancos y otras empresas que dan ese servicio.

El presidente también ha dicho que con el uso del bitcoin la población marginada será incluida en el sistema financiero. Pero investigadores han demostrado que eso ya es así hoy.

Varias instituciones financieras internacionales y expertos, incluyendo ganadores del premio Nobel, han declarado que usar el bitcoin como moneda es una mala idea, porque se presta para actividades ilícitas como lavado de dinero del tráfico de drogas y de armas, o de actividades terroristas.

Al momento de escribir esta nota, China declaró ilegales las transacciones con criptomonedas, porque ha aumentado “el lavado de dinero, la recaudación ilegal de fondos, los esquemas piramidales y otras actividades criminales e ilegales”.

¿Se estará cocinando en El Salvador un gran business del grupo en el poder? Si así fuere, ¿sería otra manifestación del uso patrimonialista del Estado para beneficio particular? Podría ser 2.


1 – La palabra “chivo” tiene una connotación actual de ser una persona o cosa o situación atractiva, agradable. En el pasado, hace unos 60 años, “chivo” era el hombre que vivía de las prostitutas (proxeneta o rufián) y como normalmente vestían de manera vistosa, con el tiempo derivó a un lucimiento, hasta la connotación actual. Es una palabra y concepto de uso popular.
2 – Sexta Columna: el Bitcoin: ¿moneda de curso legal?, José Francisco Marroquín, San Salvador, El Salvador, 10 de septiembre de 2021.