FRIGORÍFICOS

Productores contra la cartelización de la industria cárnica

Crecen voces de protesta

Monopolio de la industria cárnica
Crecen voces de protesta
Productores contra la cartelización
de la industria cárnica
La Federación de Agricultura y Ganadería de Pará (Faepa) ha decidido ponerse firme contra el llamado “Cartel de la Carne”. Con la aprobación unánime de los líderes de los productores rurales del estado de Pará, reunidos con motivo de la 40ª Reunión Ruralista, finalizada el último día 13, se emitió una moción contra el monopolio de los frigoríficos.
El documento contiene siete temas principales, entre ellos que el Grupo JBS (FRIBOI) posee el poder casi exclusivo de compra del ganado en pie para su industrialización. La Faepa pide a las autoridades que investiguen el supuesto abuso de poder económico. La moción dice:
“Los agricultores del Estado de Pará, reunidos por ocasión del 40° Encuentro Ruralista organizado por la Federación de Agricultura y Ganadería de Pará y representados por los líderes de 130 Sindicatos presentes en 136 localidades, deciden hacer pública la siguiente moción que se dirige principalmente a las autoridades federales y estaduales, expresando la profunda preocupación con relación a los hechos expuestos a continuación:

1) Hace aproximadamente dos años empezó a tomar forma en el país un escenario de extrema gravedad, con la concentración del poder de compra del ganado en pie para la faena e industrialización en manos de un único grupo económico;
 
 2) Pese a que la verticalización, también en el sector ganadero, reciba total apoyo de la Faepa, no hay manera de aceptar esta tendencia peligrosa y agresiva de monopolizar la industria de la carne, conformando una cartelización prohibida por el derecho de la Nación;
 
3) La desmesurada caída del precio de la arroba de ganado, siendo el de Pará el valor más bajo en Brasil, se está haciendo sentir por parte de los productores rurales, después de la entrada del Grupo JBS en la región, a partir de la adquisición del Grupo Bertin, en Marabá, a la que se siguieron las compras y/o arrendamientos de plantas industriales en los municipios de Redenção, Santana do Araguaia, São Félix do Xingu, Eldorado dos Carajás, Novo Repartimento, Altamira y Novo Progresso.

La mayoría de estas instalaciones estaban en pleno funcionamiento y fueron sumariamente cerradas.
 
4) Un claro ejemplo de la afirmación anterior es el hecho de que, de las 15 unidades frigoríficas para la exportación y comercialización interna, registradas en el Servicio de Inspección Federal, 11 pertenecen al Grupo JBS, estando ubicadas en las localidades de Redenção, Marabá, Santana do Araguaia, Tucumã, São Félix do Xingu, Novo Progresso, Xinguara, Eldorado dos Carajás, Altamira, Água Azul do Norte y Santa Maria das Barreiras.

5) Esta situación, abusiva en todos los sentidos, tiene varios efectos negativos sobre la economía, incluyendo la pérdida de un promedio de 870 puestos de trabajo directos e indirectos por planta, y los impuestos que el Estado deja de recibir debido a la paralización de esas actividades, causando, en consecuencia, el agravamiento de aquellas cuestiones sociales surgidas con la no generación de empleos y de ingresos.
 
 6) Para que se tenga una pequeña visión de la situación que prevalece en el mercado de ganado, es suficiente con sólo mencionar que en el Sur/Sureste de Pará, cerca de 840 mil cabezas no pueden ser abatidas en las plantas existentes y cerradas.
Vale la pena señalar que, históricamente, en nuestro Estado, la oferta de ganado en pie ha sido siempre superior a la demanda (la tasa de disfrute significa el  suministro de 4 millones de cabezas de ganado para la faena de 2,8 millones, dependiendo de la capacidad instalada), siendo la diferencia de 1,2 millón era destinada en unas 700/800 mil cabezas para el Nordeste de Brasil y en unas 400/500 mil cabezas de ganado para la exportación.
 
7) Los nuevos inversores en la industria frigorífica pierden el interés en el mercado, desestimulados por la cartelización en el sector.

En vista de lo anterior, incluso en forma resumida, los productores rurales denuncian al país y a las autoridades responsables los hechos relatados que atentan contra la seguridad alimentaria de la población en relación con el consumo de carne vacuna, lo que requiere que se tomen las medidas adecuadas para corregir estas distorsiones, incompatibles con un régimen democrático y la libre competencia en el mercado dentro de las leyes que rigen la economía”.
 
El periódico CORREIO DO TOCANTINS trató de comunicarse con el Grupo JBS, pero no logró hablar con la compañía acerca de lo divulgado por Faepa.

El asesor de una de las divisiones del grupo se limitó a confirmar que, hasta ayer, la empresa no se había pronunciado oficialmente 

 
20131125 marfrig-610