Guatemala | Sociedad | DDHH

Con Carlos Luch

“La juventud guatemalteca está tomando conciencia de la necesidad de luchar”

La lucha contra la corrupción y en defensa de los derechos humanos, en particular de los más jóvenes, un fenómeno nuevo en el país, es el centro de esta charla de La Rel con Carlos Luch, secretario general del STECSA, el Sindicato de Trabajadores de Embotelladora Central, Coca Cola Femsa.

-Carlos, cuéntanos un poco sobre la coyuntura política en Guatemala.
-El tema que más nos preocupa ahora es del financiamiento ilícito de casi todas las campañas políticas. El actual presidente está encausado por ese delito.

Hace unos días hubo un allanamiento a una de las empresas más fuertes del país, la telefónica TIGO, y creemos que tiene que ver con eso.

-La corrupción política salpica a la mayoría de los países de América Latina, pero lo que se ha dado diferente en Guatemala es la reacción de la gente. Se la ve con mucha indignación y capacidad de movilización…
-Por primera vez desde 2015 la población ha salido a la calle a exigir la renuncia de casi todas las autoridades del gobierno.
Muchos ex presidentes, ex ministros, han ido a prisión y otros tienen orden de captura y están prófugos.

Pero la situación no ha cambiado a pesar de todo lo que se ha hecho. Lo que queremos es que haya un cambio en la ley electoral que permita democratizar los partidos políticos y que permita que los que lleguen a ser electos sean legítimos representantes de los ciudadanos guatemaltecos y no caciques de un partido.

-Promover y defender los derechos humanos sigue siendo muy peligroso en Guatemala, ¿no?
-Sí. El Congreso está tratando un proyecto de ley que asimila muchas de nuestras acciones a actos de terrorismo. Se intenta por todos los medios criminalizar nuestra lucha.

La única forma que tenemos de hacernos oír es salir a la calle. De quedarnos quietos, seguro los asesinatos de los activistas sociales van a incrementarse.

-Es muy alentador saber que a pesar de tanta muerte, de tanta represión, del exilio que han sufrido, todavía se lucha…
-Nunca vamos a perder las esperanzas, siempre vamos a luchar por una Guatemala mejor para nuestros hijos, nuestros nietos, y para las generaciones futuras.

Nuestro país es sumamente joven. Una de las cosas positivas en este proceso es que la juventud ha venido tomando conciencia de que es necesario luchar y no claudicar.