Turquía | SINDICATOS | DERECHOS

Por no proteger la libertad sindical de trabajadores y trabajadoras

La UITA presenta queja ante la OIT contra el gobierno de Turquía

En el día de hoy (12 de julio), la UITA presentó una queja ante el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo en relación con las violaciones por parte del gobierno de Turquía de los Convenios 87 y 98 de la OIT, que protegen los derechos de trabajadores y trabajadoras a organizar libremente sindicatos y a negociar colectivamente.
Foto: UITA

La denuncia, que cita a Cargill, Olam Group y Döhler Group, detalla cómo la legislación y la práctica turcas no proporcionan ni protección suficiente ni un remedio eficaz en los casos de despido antisindical; una laguna en la legislación turca permite a los empresarios pagar una mayor indemnización, a su elección, a un trabajador o trabajadora despedida injustamente por su actividad sindical en lugar de cumplir con la reincorporación ordenada por un tribunal.

Como demuestra la denuncia, los empresarios, como las empresas transnacionales Cargill, Olam Group y Döhler Group, despiden ilegalmente a los y las dirigentes sindicales, se aprovechan sistemáticamente de esta laguna en la legislación turca y optan por pagar por sus violaciones de los derechos humanos en lugar de reincorporar a las trabajadoras y trabajadores victimizados, todo ello para impedir que su personal organice un sindicato.

Mientras que el Comité de Libertad Sindical de la OIT ha expresado en repetidas ocasiones que el remedio adecuado para un despido por represalias debido a la actividad sindical es la readmisión, el gobierno de Turquía, a pesar de haber ratificado los Convenios 87 y 98 de la OIT, ha permitido que se mantenga esta laguna legal; la queja pide que se cierre esta laguna y exige que Turquía cumpla con las normas internacionales.

El trabajador despedido de Cargill Turquía, Faik Kutlu, declaró: “La empresa prefiere tratar de comprarme que respetar mi derecho a formar y afiliarme a un sindicato. El gobierno debe cerrar el resquicio que hace que esto sea legal y garantizar que se respeten mis derechos y los de mis compañeras y compañeros de trabajo, ahora y en el futuro.”

La secretaria general de la UITA, Sue Longley, añadió: “Ha llegado el momento de colmar la laguna legal y práctica de Turquía que permite a las empresas aplastar a los sindicatos y los esfuerzos de organización de los trabajadores y trabajadoras, haciendo de esto una violación de sus derechos fundamentales. El gobierno turco ha ratificado los Convenios de la OIT sobre libertad sindical; es hora de que las leyes lo reflejen”.