Éste no es mi pollo…

Un reciente brote de gripe aviar sacude Europa, Asia, Estados Unidos y Canadá, obligando al sacrificio de millones de aves y al cierre preventivo de miles de granjas avícolas. En el trasfondo, las condiciones industriales impuestas por las corporaciones transnacionales generan un sistema productivo insustentable que, tarde o temprano, terminan pagando trabajadores, el ambiente y consumidores.