Histórica e endêmica, violência sem fim

A propriedade da terra, a dura tensão entre latifundiários e trabalhadores, comunidades indígenas e trabalhadores sem-terra, assim como o papel do Estado, quase sempre do lado do capital, são as razões que levam à violência que mata, queima e expulsa a milhares de famílias do campo no Brasil.

Balas, fuego y gobiernos, las armas del latifundio

Como es común en Brasil, las tierras públicas que anteriormente estaban destinadas a la reforma agraria son objeto de enormes disputas, y quienes tienen dinero y poder siempre o casi siempre se valen de distintas artimañas para usurparlas, desde falsificar títulos de propiedad hasta amenazar o matar a líderes comunitarios y sindicales.

Sin diálogo no hay avances

El Sindicato de Trabajadores de la Alimentación y Afines de Bahía (Sindialimentação-BA) que representa a trabajadores y trabajadoras de Nestlé, está realizando asambleas hoy 27 de octubre en la planta de Feira de Santana. El objetivo es presionar a la transnacional para que regrese a la mesa de negociación con una propuesta digna para los trabajadores y trabajadoras.

Las nuevas formas de una vieja violencia

Brasil registra uno de los mayores índices de conflictividad por la tierra de la región. En general los estados más violentos para los defensores de los bienes comunes y de los derechos de las comunidades rurales e indígenas son los del norte amazónico. Pero ahora esa violencia del despojo y la usurpación se extiende también al sur, de la mano de un Estado que fomenta el odio y el porte de armas, un tándem letal.