Una muy profunda precariedad

Muy escasa formalidad, bajos salarios, altas cargas horarias caracterizan al trabajo turístico en Brasil, una precariedad aún más acentuada en el caso de las mujeres.