A respirar

La izquierda unificada, movilizada como nunca en los últimos años, fue la gran ganadora de las legislativas francesas, logrando evitar la llegada al gobierno de una extrema derecha que de todas maneras crece en número de diputados, en penetración territorial y en poder.