Más lejos con sus venenos

Asociaciones francesas que forman parte del Colectivo de Víctimas de los Pesticidas habían denunciado al gobierno de Emmanuel Macron por la insuficiencia de las medidas dispuestas para proteger a la población de los efectos de los agrotóxicos. El Consejo de Estado (CE) acaba de darles la razón.

Se salieron con la suya

Era la última oportunidad para las víctimas civiles vietnamitas del agente naranja, el veneno fumigado por Estados Unidos durante la guerra de Vietnam responsable de la muerte y graves enfermedades de centenares de miles de personas. Un juez francés había admitido que el caso se examinara en su país, pero finalmente no habrá justicia.

La fábrica del silencio

Los periodistas que en cualquier parte del mundo denuncian el accionar de las grandes empresas de la alimentación se ven a menudo confrontados a intimidaciones, censura, amenazas. Sucede fundamentalmente en América Latina, Asia, África. Pero también en Europa. Los casos abundan.

Hija de una tierra envenenada

A sus casi 79 años Tran To Nga dice estar librando “la” batalla de su vida: intentar que 14 transnacionales paguen por su responsabilidad en el uso durante la guerra de Vietnam del “agente naranja”, que a ella y a millones de sus compatriotas les destruyó el cuerpo y la existencia. El juicio que les inició en 2014 en Francia entró
en su etapa final.

La máquina de picar carne

Durante varios meses dos medios de prensa independientes investigaron denuncias formuladas por un colectivo de trabajadores de la cadena Mc Donald’s en Francia y una asociación. Y encontraron de todo: racismo, homofobia, xenofobia, acoso sexual, amenazas, despidos arbitrarios y un sistema de gestión dictatorial y que asegura la impunidad de los denunciados.

Al margen de todo

Más de un año llevó a periodistas del canal de televisión Disclose investigar cómo trabaja el grupo lácteo francés Lactalis, uno de los principales a nivel mundial del sector. Lo que descubrieron asusta: polución continua de cursos de agua, disimulación de informaciones, violaciones a la seguridad alimentaria, ausencia de mecanismos de control, opacidad extrema, evasión fiscal…

Un paso adelante, tres pasos atrás

Francia había sido uno de los países de la Unión Europea aparentemente más firmes en la pretensión de prohibir el uso del glifosato en el tratamiento de los cultivos agrícolas. Pero fue cediendo, y ahora postergó la medida para 2022, y la relativizó.

“Una olla a presión social”

Las calles de Francia volvieron a llenarse de manifestantes en los últimos días. Las protestas –contra la reforma del sistema de jubilaciones promovida por el gobierno de Emmanuel Macron– traducen un malestar social profundo que expresó también el movimiento de los chalecos amarillos, que en noviembre cumplió un año y busca un nuevo aire.